Víctima de un violador y asesino en serie presencia su ejecución

328

Bobby Joe Long, un estadounidense que confesó a haber matado a 10 mujeres y realizado decenas de violaciones, fue ejecutado en Florida la noche de este jueves, delante de la última de sus víctimas.

El hombre, de 65 años, recibió una inyección letal en la Prisión Estatal de Florida, donde había pasado los últimos 34 años. Long rechazó pronunciar una última declaración antes de su ejecución.

Reacciones

«Quería mirarle a los ojos, ser la primera persona que viera. Por desgracia no abrió los ojos», afirmó a los reporteros Lisa Noland, quien estaba entre los que presenciaron la ejecución en el penal.

Noland fue secuestrada por Long en noviembre de 1984 y violada repetidamente. La joven, que tenía en ese entonces 17 años, le convenció para que la liberara y luego ayudó a la Policía en su captura. Long confesó al asesinato de 10 mujeres ese año y fue condenado a 28 cadenas perpetuas y a la pena de muerte.

La víctima, que ahora es policía, comentó tras la ejecución: «Fue reconfortante saber que esto estaba pasando de verdad. La paz que me envolvió fue una sensación extraordinaria».

La mayoría de las víctimas de Long fueron estranguladas, a algunas les cortó el cuello, y otras fueron apaleadas hasta la muerte. Sus cuerpos fueron hallados en el área de la bahía de Tampa.

En declaraciones a Fox 13, Lula Williams, madre de Chanel Williams, una de las víctimas de Long, dijo: «Me alegro de que hayamos estado aquí viendo ejecutar al asesino, junto con las otras víctimas, todos merecemos que se haya hecho justicia», agregó.

Entre público, el hermano de una de las asesinadas llevaba una camiseta con las imágenes de las 10 víctimas: «Aquellas que sí importan», rezaba la inscripción.