Tras años de intenso trabajo, y no pocos éxitos la aragonesa Viki Lafuente que ama la música y que lo hace desde la humildad y la discreción, refugiándose en sus seres cercanos y amigos desde la tranquilidad de la naturaleza y la belleza del Pirineo.

Ahora con una fuerza imparable arrasa con sus trabajos y con su torrente de voz enamora a los miles de personas que la escuchamos con su banda. Lo solicito una entrevista y con una humanidad y sencillez, que hay que destacar me la ofrece y es esta la que ahora transcribo.  La voz del rock y del Soul en Aragón y que se oye más allá de nuestras fronteras.

Háblanos de tus nuevos temas y canciones  ¿Cómo y por qué debemos ‘mimetizarnos’ con su nuevo disco?
El próximo disco está en proceso de creación, hay canciones que ya se pueden escuchar en el directo.
Son canciones que hablan del camino que es la vida, hablan de decisiones, de transformación, de sueños, de dolores…
Para mimetizarse con la música sólo hay que dejarse sentir, dejarse impregnar por las canciones, dejarlas viajar por tu ser y sentir y reconocer ese lugar íntimo de cada uno donde recalan, que resuena en nuestro interior?

¿Estás entregada al rock y al soul o te abrirías a nuevos estilos?
Digamos que es mi zona de “confort” en la que me siento más libre, pero también me atrevo con otras cosas, desde reggae a rancheras, hasta boleros o canciones medievales… lo único con lo que no me atrevo es el flamenco.

Siempre has hecho la música que te ha gustado. Si te dijeran que podrías llegar mucho más lejos con otros estilos ¿Te lanzarías?
La música en general me gusta… desarrollarte en un estilo va más allá de la voz.
La o el productor que me ofreciese llegar más lejos con otros estilos habría hecho previamente un estudio de mí “personaje” artístico, y habría tenido en cuenta los diversos factores que podrían funcionar bajo mi nombre e imagen desarrollando una buena oferta que no nos hiciese perder el tiempo ni hacer el ridículo, así pues … no declinaría una buena oferta

Eres una de las figuras más destacadas de Aragón y de gran renombre fuera de Aragón, me atrevería a decir que casi más que en tu tierra ¿Por qué crees que te reconocen más fuera de Aragón, en España e internacionalmente?
Bueno, la verdad que no sé si soy tan conocida fuera de Aragón,… en caso de que fuese así sería por un lado gracias a La” Voz” y por otro porque no paro de currar.

Desde muy joven irrumpiste en la música con una fuerza desconocida ¿Háblame de tus comienzos por favor?
Llevo mucho tiempo en la música, no siempre de manera profesional…
Así como biografía breve te cuento:

Nací en Zaragoza pero viví mi niñez y juventud en Holanda donde formé mi primer grupo componiendo temas propios con influencias del Grunge y del rock alternativo de bandas como Nirvana o Pearl Jam.

– Al volver a España me interesé por la vida musical de la ciudad y formé parte de otros grupos, generalmente con bandas que componían temas propios, moviéndome mayormente por el rock alternativo, bandas como Random-IND con influencias de rock y nu-metal. o We&Dem banda de reggae clásico… Me mudé al pirineo oscense donde, junto a otras seis chicas formé «Las Guindillas», banda con temas propios, mezclando de forma muy particular estilos como el Ska y la Rumba, el blues y el punk…
Como todo tiene su principio y su final, cuando ésta etapa decayó regresé a Zaragoza con la idea de encontrar gente con la que compartir proyecto musical de una forma más profesional,

– Desde 2015 he creado y trabajado en diversos proyectos de los que soy productora sumergiéndome en el jazz, soul, el blues y la canción latinoamericana, creando y produciendo múltiples espectáculos y propuestas artísticas. Tengo que decir que en poco tiempo si me hice un hueco en el panorama zaragozano… en 2018 escribí y produje «Frida Kahlo : viva la vida», obra interdisciplinar de teatro, danza, música y pintura en directo … la cual obtuvo una excelente acogida por público y prensa, se estrenó con llenos consecutivos en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza.
En 2018 formé Viki and The Wild.( https://www.youtube.com/@VikiLafuente )

Creo que el punto de inflexión sucedió en  2019, cuando  participé en el popular programa televisivo «La Voz España» donde quedé semifinalista del mismo.
Fué una experiencia genial tanto para lo bueno como para lo malo. Aprendí mucho de mí misma y eso es uno de los mejores premios.

¿La vida te ha sonreído profesionalmente?

Bueno, trabajo y me esfuerzo mucho, éste mundo es muy difícil, es una carrera de fondo agotadora en la que ojalá me pudiese dedicar sólo a hacer conciertos… yo me lo guiso y me lo como todo, y es muy cansado porque, aunque sorteo todo tipo de dificultades no es suficiente con cantar bien, hay que lidiar con muchos “no”, frustración, dudas. Este es un gran trabajo, a la vez que enriquecedor, el seguir adelante y seguir creyendo y defendiendo algo tan tuyo.

Puedo estar contenta de a donde he llegado sin tener ni agencia, ni manager, ni padrinos o madrinas… (no por no querer)

Entre las cosas que he ido consiguiendo… pues tras la voz se me otorgó el Premio a «Artista con mayor proyección» en los «Premios de la música aragonesa 2020″.

Comencé a hacer pinitos en el cine en el cortometraje musical “Between here and gone» de Sadie Duerte e Ivan Gisbert. Por éste trabajo me han dado el premio a mejor actriz en el festival internacional de cine de Roma y fuí nominada a mejor actriz en los «Premios Simón».

Uno de los trabajos más especiales para mí ha sido “El Libro”, canción de mi primer disco con la que desarrolle u precioso videoclip y cortometraje. En éste cortometraje conté con la magistral e incomparable Luisa Gavasa (Goya mejor actriz 2005).

El cortometraje está siendo distribuido y en la actualizad en festivales nacionales e internacionales.

Gracias a éste trabajo recibí el Premio a mejor banda sonora en el certamen, Muestra de cortos aragoneses.

– He tenido el honor de poder colaborar y compartir escenario con artistas tanto nacionales como Internacionales de la talla de Boikot, Miguel Ángel Berna, Ute Lemper, Paulina Rubio, Luisa Gavasa, Dadá, Artistas del Gremio, La Regadera.

Mi conclusión es que más me vale sonreírme a mí misma por lo que voy consiguiendo y ponerlo en valor, ponerme en valor y no compararme.

Lo único que puedo hacer, si quiero seguir en éste mundillo, es seguir trabajando, pico y pala y quizás en algún momento, fruto del trabajo o de la suerte, ocurra algo que me permita avanzar otro pasito y otro más…

¿Estás ahora en el mejor momento de tu vida, musicalmente hablando?

Ahora mismo sigo trabajando en avanzar y en sacar trabajo, lo del “mejor momento” de mi vida es relativo… musicalmente me gustaría avanzar muchísimo más y sé con claridad que hay factores que ya no dependen de mí.

Siendo un icono y un referente dentro del mundo de la música ¿Cómo ves la situación del colectivo de los artistas musicales, en este momento?

Insisto en que esto es una carrera personal de fondo. Hay mucho arte, en muchas formas.
Hay gente buenísima a todos los niveles, pero como digo, hacerlo bien es un paso, pero no lo es todo… vivir de esto es complicadísimo y lleva un nivel de entrega y sacrificio y trabajo personal que el público ni se imagina y del que no siempre obtienes recompensa. Es muy caro grabar discos, hacer publicidad, videoclips, fotos, estilismos… y si todo sale de tu bolsillo como particular pues es muy limitante, hacen falta muchos conciertos a caché o entradas para poder costearlo.
Es un mundo muy bipolar, porque al igual que es muy satisfactorio crear, cantar, expresar, es muy injusto vital y económicamente porque implica muchos factores que no puedes controlar, como la suerte… y te expones muchísimo emocionalmente.
Pero el arte no se puede dejar… es a la vez bendición y condena y quien se dedica a esto sabe lo que quiero decir.

Por José Luis Ortiz Güell