Vladímir Putin, presidente de Rusia ha explicado este miércoles que en los siguientes seis años la política migratoria de Rusia estará enfocada, en la “formación de condiciones más cómodas” para el regreso al país de los compatriotas que actualmente residen en el extranjero, así como en la creación de reglas exactas para facilitar el ingreso a Rusia y la adquisición del permiso de residencia, de trabajo y la ciudadanía rusa, ha explicado este miércoles.

Mientras muchos países han reforzado sus políticas migratorias para evitar el flujo de migrantes, el nuevo decreto sobre el concepto de la política migratoria de Rusia para los años 2019-2025, firmado por el mandatario ruso, prevé crear condiciones favorables para el traslado al país de cualquier persona que sea capaz de “incorporarse al sistema de vínculos sociales positivos” y convertirse en miembros de la sociedad rusa.

Se considera que la política migratoria es “una medida auxiliar para la solución de los problemas demográficos y los problemas económicos vinculados con ellos”, pero la fuente principal del crecimiento demográfico “debe seguir siendo la reproducción natural”.

En el documento se resalta la importancia de mantener al país abierto para aquellos ciudadanos extranjeros que no vinculan su futuro al país, pero que sí buscan satisfacer sus “necesidades económicas, sociales y culturales”, siempre y cuando no violen la legislación local y sean respetuosos con el medioambiente, los valores materiales y culturales, y la diversidad en el estilo de vida de las etnias de distintas regiones del país.

Principios de la nueva política migratoria para 2019-2025

  1. Creación de reglas “sencillas, comprensibles y ejecutables” que respondan a los objetivos de la política migratoria para obtener un visado, permiso de residencia o ciudadanía.
  2. Eliminación de barreras administrativas y gastos innecesarios, entre ellos, los relacionados con la importación y registración de propiedad (tanto material como intelectual).
  3. Mejoramiento de los mecanismos para el regreso de los rusos del extranjero y los extranjeros que desean integrarse en la sociedad.
  4. Facilitar el ingreso y la estancia en territorio ruso de los extranjeros que desean “desarrollar sus vínculos económicos, empresariales, profesionales, científicos, culturales y otros” o estudiar el idioma, la historia y cultura rusa y que pueden contribuir al desarrollo económico, social y cultural del país.
  5. Facilitar la adaptación a la vida en Rusia de los extranjeros que experimentan dificultades con ello.
  6. Regulación de la cantidad de trabajadores extranjeros en función de la situación en el mercado laboral de Rusia y sus tendencias, así como las necesidades de la economía rusa.
  7. Contrarrestar la formación de enclaves étnicos y marginalización de los extranjeros, así como la migración ilegal.
  8. Uso de datos biométricos para la identificación personal y aumento de la seguridad.