Los pasos recorridos por el Comité Impulsor de la Consulta Anticorrupción, liderada por la Senadora Claudia López y otros importantes dirigentes de diversos partidos y movimientos, son dignos de resaltar por la ciudadanía, que verdaderamente nos duele el destino de nuestro país. Porque todos estos pasos son exigidos por nuestra Constitución, la ley Estatutaria 1757 de 2015 y sus normas reglamentarias, referente a los mecanismos de Participación Democrática; como lo es la Consulta Popular, y los cuales han cumplido fielmente. Siendo que por ley, es obligación garantizar y proteger los mecanismos de Participación Ciudadana en los asuntos de su interés.

Es de público conocimiento, que el Presidente Santos, expidió el decreto 1028 el pasado 18 de junio, a través del cual convocó la Consulta Anticorrupción, para que la ciudadanía participe y tome su libre decisión en las urnas el domingo 26 de agosto. Ese día los más de 36 millones de ciudadanos y ciudadanas habilitados para votar, pueden marcar SÍ o NO en cada una de las siete (7) preguntas, de esta trascendental Consulta Anticorrupción. Lo que indica, que ya se puede hacer campaña política para impulsar la votación consciente y masiva de la ciudadanía, con el propósito de vencer definitivamente el terrible flagelo de la corrupción en toda Colombia.

El pueblo tiene que comprender y asimilar, que debe votar masivamente por el SÍ todas las preguntas, debido a que el umbral que tiene esta Consulta Anticorrupción, es del 33% del Censo Electoral, por lo que deben votar como mínimo 12.000.261 ciudadanos cada una de las 7 preguntas, y para que estas sean aprobadas, la mitad más uno debe marcar a todas SÍ, es decir, 6.130.657 de votos. Esto nos indica, que lo podemos lograr, si queremos que esto cambie y mejore en Colombia, y no se siga profundizando la corrupción y por ende, el sufrimiento y explotación del pueblo pobre y vulnerable. Y SÍ podemos, porque en la Segunda Vuelta Presidencial, hubo aprox. 19 millones de votos y sólo Gustavo Petro, alcanzó mucho más de 8 millones de votos. Y entendiendo que la mayoría del pueblo está en contra de la corrupción, será fácil de derrotarla.

Que quede claro, que los mandatos de la Consulta Anticorrupción, sólo son obligatorios, a partir de su aprobación. Es imprescindible, darle un golpe mortal a este flagelo y el arma eficaz, para vencerlo la tiene el elector votando en esta Consulta Anticorrupción. Erradiquemos esta torcida práctica, que se roba según los expertos 50 billones de pesos anualmente de los recursos del Estado. Es por ello, que los torcidos, empiezan a crear en las Redes Sociales y en sus Medios de Comunicación; falsedades y mentiras, para engañar nuevamente a incautos, manipularlos y convencerlos que no voten o que voten por el NO; temerosos de disminuir sus excesivos privilegios y el poder que les ha dado el ejercicio de esta errada costumbre política y administrativa; no sólo en el sector público, sino también en el privado; a nivel local, municipal, distrital, departamental, regional y nacional.

La prioridad de la ciudadanía nacional hoy, debe ser la Consulta Anticorrupción. En esto toda la gente de bien, que somos la inmensa mayoría; nada, ninguna razón, nos debe distanciar. La Consulta Anticorrupción del domingo 26 de agosto, nos debe unir, organizar y estimular a votar masivamente por el SÍ, para derrotar contundentemente la corrupción. En esto no hay excusa para dejar de votar. Los indiferentes, los apáticos, los abstencionistas, los que votan en blanco, los de centro, los de derecha, los de izquierda, los de cualesquier ideología política. Debemos hacer la campaña en equipo, para ganar arrolladoramente, salvar a Colombia y sacar a nuestro Patria adelante. Porque hay que reducir al máximo la Desigualdad, la Pobreza, la Falta de Oportunidades, la Exclusión y la Injusticia Social. Pensando y priorizando siempre el Bien Superior de la Nación.

Por: Benjamín Maza Buelvas
Benjamín Maza Buelvas.