¿Y si Falcao llega a medias?

361
falcao

Siguen pasando los partidos y Radamel Falcao García sigue sin aparecer en las listas del Mónaco. Como si lo ocurrido en el juego ante el Niza no hubiera sanado del todo.

Colombia enfrentará en noviembre a Chile y Argentina, dos selecciones de alto calibre y que a pesar de su mal momento, siempre pelean por un cupo al Mundial. Para ganarles hay que hacerle goles y hasta el momento la delantera Tricolor conformada por Bacca y Muriel sigue sin engranar.

Si bien Falcao no es la única opción de Pékerman, sigue siendo la esperanza de una hinchada que nunca ha perdido la fe en el triunfal regreso del Tigre. Pero, ¿Y si el Tigre llega a medias?

> Durante la Copa del Mundo Colombia lamentó la ausencia de Falcao, pero no lo extrañó a la hora de avanzar de ronda y llegar hasta cuartos de final, todo gracias a la motivación y planteamiento de Pekerman y la excelente ejecución de jugadores como James, Teo y Cuadrado, quienes asumieron el rol de líderes y figuras.

> Sin Falcao en la titular, ya han pasado Jackson Martínez, Carlos Bacca y el propio Teófilo Gutiérrez, sin que alguno haya podido llenar los zapatos de Radamel, en cuanto a experiencia, liderazgo y aporte goleador.

> Si bien Colombia tiene gran oferta de delanteros, la confianza del cuerpo técnico se concentra en unos pocos, por lo que se corre el riesgo de tener a Falcao, pero lejos de un nivel con el que puede realizar un verdadero aporte a la Selección.

> Monaco no cuenta aún con Falcao, quien a pesar de entrenar con normalidad, no ha contado con el fogueo, tan necesario en su posición, pues tan pronto como comenzó a desplegar su talento para el gol y a ilusionar a la hinchada, cayó en una serie de lesiones y accidentes en la cancha que le han impedido retomar el ritmo de manera definitiva.

> La presencia de Falcao en la Copa América de Chile dejó un mal sabor de boca, si bien participó y generó opciones de gol, su nivel estaba lejos del que se le conoció en las Eliminatorias rumbo a Brasil, por lo que se sometió al delantero al escarnio público, dejando su imagen muy mal posicionada, un error que no se puede repetir.