Presentado originalmente en el Salón de Tokio 2015, el Suzuki Ignis es un pequeño auto urbano cuyo enfoque lo aproxima al terreno de los crossovers, pero que conserva intacta esa esencia de citycar que caracteriza a los productos de menor tamaño de la casa nipona.

Aunque la denominación es inédita en nuestro país, el nombre ya ha sido usado por carros similares que rodaron por diversos mercados de Asia y Europa entre 2000 y 2008. De ellos mantiene ese formato que emula a los ‘mini SUV’, pero su diseño es una derivación del concepto iM-4, que se presentó en el Salón de Ginebra 2015 y dio como resultado este modelo de 3,7 metros de longitud, en donde se destacan unos grupos ópticos delanteros integrados a la parrilla, junto con unos pasos de rueda abultados y un ancho paral posterior, con unas ventanas traseras bastante singulares.

TAMAÑO. Pese a sus dimensiones, el Suzuki Ignis cuenta con un baúl de 271 litros de capacidad.

En su interior, se combinan líneas rectas con elementos sobrepuestos (como el radio o los comandos de la climatización) y un cuadro de instrumentos que aloja unos medidores análogos de grandes dimensiones. Pese a su reducido tamaño, el interior se percibe amplio para cuatro ocupantes (gracias a una distancia entre ejes de 2,43 metros) y la presentación de la cabina, sin ser llamativa, es la correcta para un auto urbano de origen japonés.

A nuestro país, el Ignis únicamente llegará en un nivel de acabado GLX que incluye rieles de techo, respaldo posterior abatible y divido en proporción 50:50, aire acondicionado, vidrios y espejos eléctricos, bloque central y luz diurna LED, dirección de asistencia eléctrica, entre lo más importante. El paquete de seguridad incluye dos airbags frontales, frenos ABS con EBD, faros antiniebla, anclajes Isofix y cinturones de seguridad de tres puntos en todas las plazas.

Gracias a unos rines de 16 pulgadas (con llantas en medida 175/60), se consigue una distancia respecto al suelo de 18 centímetros, que permite sortear la accidentada malla vial de las ciudades sin problemas. Pese a ello, solamente se ofrecerá con tracción delantera.

Para impulsar al Ignis, Suzuki confía en el eficiente motor K12M de cuatro cilindros y 1,2 litros, que produce una potencia de 82 HP a 6.000 rpm y un torque de 113 Nm a 4.200 rpm, gestionados por una caja mecánica de cinco cambios o una automática de tipo CVT. Podrán no ser cifras sorprendentes, pero hay que tener en cuenta que este pequeño auto es bastante ligero: su peso en vacío oscila entre 845 kg y 895 kg, dependiendo del tipo de transmisión.

Así, este modelo importado de Japón, llega al país para conquistar a los compradores ávidos de un modelo compacto que ofrezca un andar bastante tranquilo sobre vías en mal estado y que continua con la tradición de Suzuki de ofrecer autos eficientes y rendidores, tal como lo han sido los ya icónicos Sprint y Alto.

PRECIO. Suzuki Ignis GLX $52’990.000

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente