El Instituto Nacional de Salud dio a conocer las cifras de las personas quemadas con pólvora en lo corrido del mes y hasta la fecha se han registrado 276 víctimas, entre ellos, 122 son menores de edad. La cifrá aumentó un 10% a la registrada el año pasado.

Según el boletín publicado por el INS, los principales causantes de las lesiones han sido fuegos artificiales como totes, voladores, cohetes, volcanes y luces de bengala. Incluso, se registra un aumento de los heridos con las denominadas ‘Chispita Mariposa’, que aunque parece ser inofensiva, puede generar gran daño.

El departamento de Atlántico es el lugar donde más se registran quemados con pólvora hasta el momento, con 46 en total. Le siguen Valle del Cauca con 40, Antioquia con 24, Cauca con 14, y Bogotá con 9 casos en total.

Los artefactos que más daño generan son los totes (23.9%), voladores (11.3%) y cohetes 5.8%. También las chispitas mariposa y otros elementos, aunque parezcan inofensivos, pueden producir quemaduras graves.

Según el sociólogo Fernando Cantor, destaca que, las personas se dejan llevar por las tradiciones, pero no miden los riesgos de emplear estos materiales, sobre todo con los niños.

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Pirotecnia, Fenalpi, Carlos Andrés Carvajal, asegura que hay “una estigmatización” hacia estos productos y quienes los fabrican o comercializan.

“Hemos visto que algunas autoridades, por desconocimiento, han venido castigando a empresas que se desempeñan legal y formalmente en esta actividad, pero no vemos los controles a quienes lo hacen ilegalmente y no cumplen con los estándares de calidad de Icontec. Allí es donde se venden productos altamente explosivos y son los que ponen en riesgo la vida”, cuestiona Carvajal.

Este tema tiene en alerta el Gobierno, quien ha manifestado su interés por mantener medidas de choque drásticas para las próximas festividades navideñas.