Este lunes se ha conocido que ya son seis las víctimas mortales que se ha cobrado el coronavirus en Italia. El país se ha convertido en el tercer país del mundo por número de infecciones, que ascienden ya a 219 casos confirmados.

La sexta víctima ha fallecido en el Hospital Civil de Brescia proveniente de Crema, en Lombardía, al norte de Italia. Fue trasferida ayer y dio positivo en coronavirus. Se trataba de una paciente oncológica que ya tenía un cuadro clínico muy complicado, según informa Il Corriere della Sera. Se suma así al quinto fallecimiento, conocido este lunes por la mañana: un hombre de 88 años de edad del que se desconoce si padecía patologías previas.

La región más afectada del país es Lombardía, donde ya se ha verificado que 172 personas se encuentran infectadas por el virus. La otra región afectada es Véneto. Las autoridades están intentando averiguar cual es la conexión entre ambos brotes, y actualmente se sospecha de un agricultor de Alberttone, una localidad del Véneto, que había visitado Codogno y otros centros en el área de Lodi, foco del virus en Lombardía.

El avance de la epidemia está condicionando la vida cotidiana en Italia, como demuestra que los cines se mantegan cerrados en varias regiones del norte desde ayer.

Por el momento Francia y Suiza han descartado cerrar sus fronteras y realizar cualquier tipo de restricción sobre la libre circulación de las personas. Distinta suerte han corrido los pasajeros de un avión de Alitalia, que ha sido retenido nada más aterrizar en el aeropuerto de Mauricio, en el Océano Índico. Las autoridades locales han decidido que los pasajeros solo podrán entrar en el país si aceptan someterse un período de cuarentena en dos hospitales de la capital.