Cuando hablamos de Zilha Quiróz Hernández, estamos hablando de una artista innata, versátil, multifacética, creativa que desde siempre se ha dedicado al arte en todas sus expresiones.

Primero se dedicó a las artes escénicas, dándole vida a personajes sacados de su propia imaginación como Cucarachita Martínez, El Mimo vendedor de ilusiones, Doña Lorenza, La Geisha y Zilita la payasita entre otros, que tantas fiestas infantiles animó en Cartagena de Indias; ciudad que la vio nacer y crecer como persona y como artista.

Estudió artes escénicas en lo que fue la Escuela de Bellas Artes en 1997. Ha sido tallerista del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena IPCC de máscaras y disfraces en esponja, fue tallerista del Fondo Mixto Distrital, en el proyecto, valor del arte, como instructora de pintura y drama en las bibliotecas y escuelas públicas.

Ha trabajado como profesora de drama en varios colegios de la ciudad, ha hecho varias exposiciones de arte en diferentes escenarios de Cartagena de Indias. Su exposición más importante la hizo en el 2002 para una evaluación de su tesis de graduación, titulada: “Los designios del dios de las aguas” con 50 obras alusivas a las especies marinas en vía de extinción.
Esta obra era itinerante y pedagógica por lo que fue llevada por diferentes instituciones y universidades de la ciudad.

Este año Zilha Quiróz Hernández, fue galardonada como Mujer Bolívar 2018 por su gran gestión pedagógica y cultural en la ciudad de Cartagena de Indias.

Actualmente se desempeña como maestra de artes plásticas y escénicas en la Universidad de Bellas Artes y Ciencias de Bolívar, donde lidera un proyecto sobre el rescate de la poesía y obra del histórico poeta cartegenero Luis Carlos López.

Zilha, sigue la intuición de la artista polifacética que lleva dentro, con mucha ilusión de rescatar la cultura y el arte local. pero ahora, ya no deja que el Mimo venda las ilusiones, sino que ella se las queda todas.

Por: Nereyda Guerrero De Manderioli
Nereyda-Guerrero-De-Manderioli-1.jpg