Nuestro planeta, brilla de injusticia, a todo volumen resplandece la crueldad, en todos sus ángulos y por todos sus ángulos se engrandece la corrupción, así como avanza el tiempo, también lo hace el vituperio en todo los gremios, es incalculable la velocidad de la desigualdad.

Son miles los niños que mueren de hambre por toda la periferia terrestre, algunos mueren por no tener padres responsables y otros porque sus padres reciben un estipendio mensual insuficiente para los gastos básicos del hogar, y si la familia es numerosa con excesiva razón tendrán sumas dificultades de darles a sus pequeños educación y magnífica alimentación.

Son incontables los impuestos que aplicadamente tenemos que pagarle al Estado para vivir un poco bien. ¿En qué se invierte el dinero de nuestro tributo?, se invierte en infraestructura: educación, medicina y por supuesto que también respira con fuerza la corrupción, los trabajadores de los diferentes poderes del Estado ganan un salario profuso, ellos son bien desarrollados a derrochar y darse lujos por montones, con vacaciones por muchos días en el extranjero, mientras ellos se desbordan en lujo de todo estilo, los niños mueren desnutridos y los abuelos viven desesperados por no tener una atención médica de magnifica calidad.

Y los jóvenes al no encontrar oportunidad de empleo se lanzan a la delincuencia organizada, en múltiples naciones los gobiernos tienen pensamientos adefesios  prefieren  invertir dinero en ‘armas de fuego’ que hacer una inversión donde generen empleo y beneficien a toda la población, es inconcebible que el Presidente no se concentre a trabajar con proyectos que generen ganancias a todos.

Muchos son incapaces de actuar por regular la abundancia de la delincuencia, ellos se destacan 100% en los simulacros del buen cambio, si hicieran el intento de invertir más en deporte; Salud, educación Pública, cultura, arte e infraestructura, se redujera gran porcentaje de la terrible infracción que destruye el rostro de la Patria.

Las destructivas ideas del hombre han deslumbrado en total magnitud, así como se ha preocupado y ocupado de construir volcanes de armas, así también deberían de invertir tiempo, dinero y todo lo imprescindible para la prosperidad del país, la competencia es exclusivamente para desbaratar, allí fielmente y velozmente están presente, pero para instruir se avanza con la máxima fuerza de la pereza.

Jóven cueste lo que cueste esfuérzate por estudiar, únicamente así tendrás el cordial acceso de ser menos manipulado en exceso, nunca dejes desperdiciar la oportunidad de ser un intelectual de renombre, son incontables las oportunidades que nos brindan los estudios, el estudio es indispensable, sin él eres invisible, estudiar es un sacrificio del presente, pero un beneficio encantador del mañana, estudiar es ser arquitecto de tu vida y elogio para la Patria.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta