El 10 de Septiembre de 1961 todo estaba preparado en Monza para la 31ª Edición del Gran Premio de Italia de Fórmula 1. Después de unos años complicados en los que la Scuderia no conseguía desarrollar un auto competitivo fiel a su concepto de auto impulsado por motor delantero (Ferrari pensaba que el motor era como los caballos, tenía que ir delante para así “tirar del carro”), en 1961, por fin, Ferrari y el tipo 156 “Sharknoise” (Morro de Tiburón) dieron en el clavo, y por primera vez un coche “rosso corsa” con motor trasero, despuntaba en el mundial. Carlo Chiti, su diseñador, había colocado a su zaga un motor Dino de 1.5 litros a 120º que concedía al auto un centro de gravedad mucho más bajo y un peso bastante más reducido que el de sus rivales ingleses. Por eso se esperaba con especial interés la prueba de casa. La carrera de Monza tenía que convertirse en un gran escaparate en el que Ferrari mostrara al mundo entero dónde estaban ellos y dónde todos los demás. Con 5 vitorias de 8 posibles y 6 poles positions, además de las 4 primeras posiciones en la última carrera disputada en Spa-Francorchamps, Monza iba a ser la confirmación de un auto excepcional…con el título en juego además.

Un día como hoy: 1961 - Mueren 14 espectadores y el piloto Wolfgang von TripsWolfgang Von Trips era el líder del mundial. Una victoria le proclamaría automáticamente campeón. El otro aspirante era su compañero Phil Hill que estaba también obligado a ganar si quería seguir manteniendo sus aspiraciones.

Los entrenamientos oficiales fueron toda una exhibición. El equipo de “Il Cavallino” colocó a sus 4 autos en las 4 primeras posiciones. Así que Wolfgang Von Trips, Ricardo Rodríguez, Richie Ginther y Phil Hill, por este orden y todos a los mandos de sendos Ferrari 156, encabezaban la parrilla de salida.

En Monza se respiraba un ambiente de excepción de cara a la carrera. El domingo se presentaba tremendamente prometedor para Wolfgang Von Trips, Conde Berge de Von Trips. El sol lucía sobre el asfalto de Monza, pilotaba el auto más potente de la parrilla y encima iba a arrancar desde la pole position por primera vez en lo que iba de temporada. El título se presentaba más cerca que nunca.

Pero en la salida, las largas marchas de los Ferrari hicieron que Jim Clark, 7º en parrilla, adelantara a todos ellos y se colocara líder. Enseguida Rodríguez, Ginther y Hill rebasaron al escocés y reestablecieron la jerarquía. Von Trips, que no había salido bien, adelantó en Lesmo a Jimmy y se acercaba a la cabeza, con el Lotus de Clark pegado a su auto. El alemán, con un monoplaza muy superior no pensó para nada que Jim le habría seguido a rebufo. Al llegar a la Parabólica el escocés intentó recuperar la posición. Clark comentó más tarde como “gritaba” mentalmente a Von Trips que mirase el retrovisor. Pero el alemán sólo miraba a los Ferrari que le precedían. Al modificar su trayectoria tocó las ruedas del auto de Clark y el Ferrari salió volando hacia el público que abarrotaba esta mítica curva de Monza. El resultado fue desolador. Wolfgang Von Trips, que fue lanzado fuera de su auto, falleció en el acto y quedó tendido sobre el asfalto de la curva mientras su Ferrari acababa con la vida de 14 espectadores. Al menos Clark salió ileso de su destrozado Lotus.

La carrera continuó con una lucha constante entre Hill y Ginther hasta que éste último tuvo que abandonar en la vuelta 23, dejando la victoria y el título en manos del americano Phil Hill.

La tragedia de 1961 en Monza marcó la pista y el anillo peraltado de alta velocidad cayó en desgracia. Nunca más se volvería a utilizar para la Fórmula 1. Pero la pista, considerada por algunos como “El templo de la velocidad”, no perdió su esencia. Esta altísima velocidad a la que se corre por Monza se llevó por delante la vida de otros ilustres campeones. En 1970 Jochem Rindt, uno de los pilotos más veloces de toda la historia, perdería la vida justo en el mismo lugar que Von Trips, y en 1978, el añorado Ronnie Peterson, se accidentaría después de la salida del GP y moriría al día siguiente en un hospital de Milán.

Wolfgang Von Trips+1

Por: José Sarrió