Date un tiempo. Piensa. Permítete reflexionar sobre todo lo que viviste en este año. Memorias, historias, recuerdos que parecen tan cercanos y de pronto te das cuenta de que pertenecen al pasado hace ocho, diez, once meses. Y por más cliché que parezca decir que el año ha volado sentimos que 2018 ha escapado, literalmente, por nuestras manos. ¡Vaya! ¿Algo se nos falló o llegamos realmente aquí? Emociones, sentimientos y sensaciones se perdieron en el tiempo. Amor. Odio. Tristeza. Decepción. Sueños. Alegrías. Nostalgia. Deseo. Determinación. Nunca habrá espacio para describir todo lo que hemos vivido, pero si hay una cosa que podemos hacer ahora es imaginar.

Imaginar lo que ha quedado hacia atrás y sólo queremos olvidarlo, apagarlo. Imaginar que las buenas vivencias se perpetuarán, reflejadas como un espejo en nuestra alma. Imaginar que no fue tarea fácil cruzar el año con el cinturón apretado, sea por las dificultades o por los altos y bajos. Pero ante todo sobrevivimos. A las tempestades que han llovido en nuestra vida, a las decisiones que fueron tomadas al azar. A las llegadas, a las partidas. Al millón de ocasiones en que sentimos nuestro corazón fallar. Por el camino ancho que hemos recogido, cosas que se quedan, otras que se van a marchar.

Y más emocionante que imaginar el año acabado es hacer la cuenta regresiva del nuevo que pronto va a empezar. 365 regalos a nuestra disposición, listos para que sean abiertos y se conviertan en oportunidad. Sí, pasamos cada día, muchas veces sin percibir, a la espera de una oportunidad. Sueños, planes, deseos, metas. ¿Estás listo para reanudar? Imagínalo sin prisa, con calma. Imagínalo con el corazón, con la fuerza bruta del alma. Todo lo que nos está reservado en el año nuevo sin escape se nos pasará. Son los caminos de la vida, del destino, o si te lo prefieres, de un Dios que no fallará. Piénsalo, hazlo con confianza. La virtud que nos definirá es la esperanza, ella nos envuelve. Feliz 2019. Pero date un tiempo. ¡Imagínalo!

Por: Saulo Bueno
saulo bueno