Mucho se ha escuchado sobre la implementación de las redes 5G en Colombia; los expertos indican que contribuirá en la competitividad del país y a la reactivación económica tan necesaria por la crisis generada tras el COVID-19.

¿Pero qué significa en hechos reales su implementación?

Al respecto, Carlos Alirio García, Consultor Senior de Smart Cities, en SONDA Colombia, dio detalles de lo que se requiere para llegar a tener este tipo de infraestructura en el país, cómo beneficiaría a los colombianos y cuál es el panorama en otras partes del mundo.

El experto explicó que, en la actualidad un hogar con una conexión a internet de 20 o 30 megas maneja un acceso a red de alta velocidad y calidad, además significa que está en 4G. Ese nivel de red permite descargar una película de 2 gigas en alta definición en un tiempo estimado de 30 minutos. Sin embargo, cuando hablamos de redes 5G, se alcanzan altas velocidades, y esa misma película se descargará en 6 segundos aproximadamente. Estaremos pasando en la casa de un internet de 20 megas a 20 gigas, es decir mil veces más rápido.

“5G es una combinación de tecnologías que se vienen implementado a nivel mundial, en países desarrollados como China, Estados Unidos y algunos países de Europa. Aún no se tiene la certeza de cuándo esté llegando de manera masiva a Colombia, eso se hará en la medida que se hagan las inversiones. Normalmente las hacen las empresas privadas y eso significa la instalación de muchas, pero muchas antenas. Hay varias opciones y una de ellas se llama MIMO Multiple-input Multiple-output, Lo que se quiere resolver es que en un km2, podrían haber hasta un millón de dispositivos conectados” enfatizó García.

García indicó que las metas sobre 5G son muy ambiciosas y marcarán una tendencia durante la próxima década, pues existen planes hasta 2030 para realizar trabajos de expansión de este tipo de redes a nivel mundial. – Lo más importante de este avance tecnológico es cómo ayudarán a cambiar nuestras vidas?

Sin duda una de las puntas de lanza que estarán a la vanguardia de las mejoras es el Internet de las Cosas (IoT); ya que se volverá altamente masivo, por ejemplo, la transmisión entre celulares, sensores y otros dispositivos evolucionará, permitiendo el uso de vehículos inteligentes (autónomos), ya que los sensores medirán todas las variables como señales de peatonales, de tránsito y de otros vehículos, a una gran velocidad, dándoles una capacidad de respuesta muy ágil y segura.

La banda ancha también será robusta, por lo que los celulares van a tener unas velocidades de navegación inimaginables y las comunicaciones serán “ultraconfiables”,. Empezarán a utilizarse herramientas de inteligencia artificial que ayudarán a las personas y gobiernos en la toma de decisiones

En sintonía con las ciudades inteligentes

 En este contexto se apoyará el desarrollo de ciudades inteligentes facilitando y promoviendo asuntos como el desarrollo económico, medioambiente y las relaciones de Gobierno con los ciudadanos (gobernanza), entre otros. Es allí donde todos los dispositivos IoT instalados (y que se puedan instalar) en una ciudad, van a interactuar de manera más rápida para generar información en tiempo real. Lo que va a permitir que los ciudadanos puedan tener nuevas experiencias y puedan acceder a datos en tiempo real mejorando las experiencias de consumo y la relación con el medio ambiente, la economía, el transporte, entre otros.

Los ejemplos y posibilidades son muchos; hoy existen dispositivos conocidos como realidad aumentada, que en forma geolocalizada van informando en detalle sobre sitios cercanos, como un restaurante con su menú y precios, un parqueadero con cupos disponibles,  o una vía cerrada, (esos dispositivos podrían ser en unos lentes o en el panorámico de un vehículo). Igualmente tendrán la capacidad de interactuar e informar sobre sitios turísticos, disponibilidad de lugares de ingreso, condiciones climáticas, tiempos estimados de llegada, etc Con muchas posibilidades para enfocar una ciudad inteligente y conectada, facilitando la vidade sus habitantes.

 Sobre algunos mitos

El Consultor de Smart Cities de Sonda, opinó sobre algunos mitos que se han tejido sobre las redes 5G:

  • Significa despidos masivos: El Foro Económico Mundial ha sido claro en advertir que los empleos se transformarán y serán más los que se generen que los que se pierdan a causa de la tecnología, habrá muchos nuevos puestos laborales detrás de las 5G.
  • Daños a la salud: se dice que las radiaciones de las ondas o el espectro se van a generar nuevas enfermedades. Hay que advertir que las antenas 5G son las mismas que las que se vienen usando y el espectro electromagnético en el que operan tiene uno muy bajos niveles de exposición y no generan riesgos para la salud a humana.
  • Acelerará el cambio climático: otro mito es que las redes 5G van a empeorar el cambio climático, así mismo que llevarían a la muerte de plantas, animales o insectos. Eso tampoco es cierto.

Carlos Alirio habló sobre los costos para el usuario final, recordando la llegada de los celulares a Colombia en los años 90. “Cuando llegaron los primeros celulares tenían precios muy altos y el servicio por minutos era costoso, algo así como un dólar o dólar y medio por minuto o fracción, pero con el tiempo se fueron reduciendo los costos al diluirse entre todos los participantes y dando acceso a más personas, eso es lo que podría pasar con las 5G”.

Para cerrar, concluyó que estas tecnologías también beneficiarána otras organizaciones y empresas utilizando el mismo principio de interacción entre dispositivos con herramientas tecnológicas que estén a la vanguardia, donde la experiencia de Sonda la ha llevado a trabajar con compañías y Gobiernos en el desarrollo de las ‘smart cities’ en Latinoamérica.

Gobierno y sector privado

En Colombia el tema lo Ministerio TIC y el proceso inicio a mediados de este año con la autorización a varias empresas para el despliegue de equipos, instalación de antenas e inicio de pruebas piloto en cinco ciudades y algunos puntos a nivel nacional, lo que permitirá hacer evaluaciones, proyectar inversiones y determinar un cronograma de país en este camino.