¿Recuerdas que en los Video Music Awards de 2010 Lady Gaga llegó ataviada en un vestido confeccionado con cortes de carne cruda?

La artista se posicionó en absolutamente todos los tabloides, el mundo entero habló de ella y la duda que quedó en el aire fue “¿A qué olerá?”, mientras que nadie se preguntó por el destino de ese atuendo.

Está conservado (vía un complejo proceso para evitar la descomposición) en el museo Rock and Roll Hall of Fame en Cleveland, Ohio. Así es como luce ahora: