Brindemos por los de arriba,
brindemos por los de abajo,
brindemos por los que nos quieren,
y por los que nos importan un carajo.
Brindemos por la cerveza,
para que no falte en nuestra mesa,
brindemos por la amistad,
y por los que siempre están.
Brindemos por esos que hablan
sin decir ninguna verdad,
porque nos enseñan a jugar al póker
y farolear.
Brindemos por el trabajo,
que se extinguió como los dinosaurios,
brindemos para que llueva
y el agua limpie nuestros problemas,
brindemos por nuestras mascotas,
que son más inteligentes
que estos humanos idiotas,
pero brindemos por lo que brindemos,
bebamos en paz
y sin ser agoreros.

Por: María Beatriz Muñoz Ruiz