Es increíble lo que puede hacer un buen título y una buena sinopsis, para que luego no le den importancia al marketing.

Esta noche me apetecía ver una película de esas que no son de pensar, de las sencillas, básicas y que no fueran un pastelón.

Nada más abrir Prime video he visto una película que me ha llamado la atención, se titulaba “Cazadores de leyendas”, la portada era un estilo a las de Indiana Jones, así que, como no tenía tráiler, me he leído de qué iba y me he aventurado a verla.

He de decir que me esperaba otra cosa, no sé si lo sabréis, pero soy fan de Disney, de pequeña mi princesa Disney preferida era Cenicienta, pero después de haber visto hasta la saciedad con mis hijos Blancanieves, escaló puestos en mis listas de preferidos y se puso en el puesto número uno.

Aún recuerdo aquellas navidades en las que nos recorrimos la ciudad entera buscando la bruja de la Blancanieves para mi niña, porque a ella no le gustaba la cursi de Blancanieves, a ella la apasionaba la malvada bruja, al final Santa Claus le trajo una pequeña figurita de la bruja, que fue lo único que encontró.

La película que acabo de ver me atrajo por su argumento: Trata de una familia de arqueólogos pertenecientes a una estirpe de cazadores que protegen objetos mágicos para que no caigan en malas manos.

La película se centra en encontrar los cuatro fragmentos en los que se rompió el espejo de la malvada bruja de Blancanieves y que posee un inmenso poder, el problema es que los que desean ese poder los persiguen para conseguirlos también.

De ahí que no pudiera evitar darle al clic y comenzar a verla, y más desde que me leí el libro de “La más Bella del Reino” en el que explica la verdadera historia de la malvada bruja de Blancanieves.

La película ha estado entretenida, no ha cumplido todas las expectativas que yo tenía, pero debo confesar que mis expectativas eran muy altas, ya que esperaba menos Indiana Jones y más magia, pero bueno, tiene acción, es sencilla, no es un pastelón, y es algo básica, así que era todo lo que pedía antes de verla en Prime.

Pero… ¿sabéis lo bueno de una película, cuento, artículo o novela? Que después de verla vayas a por tu móvil y busques si realmente existió el espejo de la malvada bruja de Blancanieves. Yo lo he hecho, y he averiguado algo muy curioso que no sabía y que tampoco os lo voy a contar. Si para algo existe internet es para que investiguemos y descubramos el origen de muchos cuentos.

Aún hay gente que duda de que la magia exista, aún hay gente que piensa que los cuentos infantiles que leíamos de pequeños, no guardan ninguna similitud con la realidad, o que Disney creó todo de su imaginación. Pero, aunque un cuento salga de la imaginación, siempre procede de una historia que alguna vez llegó a ti como si el destino te obligara a difundir.

Los cuentos, a veces, endulzan una cruel historia, otras enseñan precaución o simplemente muestran que el mundo está lleno de peligros. Por suerte, en los cuentos siempre predominan los finales felices, porque los finales amargos ya los aprenderán cuando tengan edad suficiente para decepcionarse.

¿Y vosotros? ¿Sabéis si existió realmente el espejo de la bruja de Blancanieves? ¿Conocéis la historia real de Caperucita? ¿Existió la princesa Aurora?

No os quedéis con la duda, investigad, no esperéis que os den el problema resuelto.

Por María Beatriz Muñoz Ruiz