niños

«Estamos viviendo momentos de grandes cambios en la historia, donde muchas organizaciones se están planteando procesos de cambio cultural». Pero, ¿qué es la cultura? Cultura es todo aquello que incluye conocimiento, el arte, las creencias, la ley, la moral, las costumbres y todos los hábitos y habilidades adquiridas por el ser humano, dentro de su entorno familiar y como miembro de una sociedad, mediante la lectura, estudios, trabajo, etc.

Eduardo Galeano, escritor uruguayo (1940-2015) dice en el siguiente aforismo «somos lo que hacemos para cambiar lo que somos» En realidad vivimos en un proceso continuo de cambio, y ese HACER, nos hace cambiar y ese cambio nos define, y es que cultura es precisamente eso, lo que hacemos, para cambiar lo que somos.

Hay muchas organizaciones que no se dan cuenta que pueden tener una estrategia magnífica, pero que la cultura acaba con ella, una mala cultura destruye la estrategia. En cambio, puede haber estrategias mediocres que son impulsadas por una cultura extraordinaria, porque quienes conforman el equipo de la organización lo hacen muy bien, con tanta entrega, con tan buena actitud que salvan una mala estrategia. Pero, qué ocurre cuando hay una buena estrategia y una buena cultura, entonces los resultados son extraordinarios. La estrategia, nos dice, qué queremos conseguir, la cultura nos dice, cómo lo vamos a conseguir. Pero además cuando una buena cultura impulsa una buena estrategia, aparece algo sensacional que es un buen clima, no sólo logramos lo que queremos conseguir, qué queremos pensar y sentir cuando lo hayamos conseguido. Es fundamental una buena cultura, es decir unos buenos hábitos basados en valores, como la confianza, el compromiso, el respeto, el reconocimiento, también es fundamental crear las condiciones para que haya un buen clima, para que las personas, para que el talento de la organización se sienta a gusto, reconocido, respetado. La combinación de estas tres variables, estrategia, cultura y clima, cuando son bien conducidas es la que permite conseguir resultados extraordinarios, no sólo en términos numéricos sino ante todo en términos humanos.

Por: Lucy Angélica García Chica
Lucy-Angelica-Garcia-Chica

Escritora y Poeta