Cartagena es la ciudad de mostrar en Colombia a los extranjeros, por eso hay que sacarla de la peor crisis de corrupción de los últimos años; la Ciudad Heroica se autodestruirá, sí no elegimos bien, algunos candidatos son los mismos protagonistas que han destruido a la ciudad en la última década, burlándose y saqueándola ante la mirada atónita de los que verdaderamente quieren lo mejor para este distrito, por eso su futuro está en las manos del elector primario el 27 de octubre.

Desde el año 1980, Cartagena no ha avanzado, por eso hay que recordar al alcalde, Antonio Pretel, con un presupuesto anual de 1500 millones, invirtió 400 millones en obras y para salir de la crisis que le dejaron sus antecesores, nombro al industrial, Enrique Zurek, quien dejó a un lado sus negocios para servirle a la ciudad gratuitamente como Gerente de las Empresas Públicas, quien recibió las EE.PP. con un déficit de 385 millones. Había superávit pero en burocracia. Existía una deuda vencida de 30 millones y problemas laborales muy complicados, diariamente había un embargo; refinanció la deuda: arreglando los pagos a los proveedores, pues ahí no había ni con qué comprar un lapicero. Sin meterle política, suspendió 110 empleados que sobraban. La vena rota de la publicidad y operación por culpa de una tecnología mal aplicada, la cortó de un tajo. Racionalizó el gasto se redujo el déficit mensual de 150 millones a 18 millones. Y, sin aumentar tarifas, pero cobrando deudas, se elevaron los ingresos. Consideró que no era justo con el pueblo que la incapacidad y la ineficiencia del sector público se tradujeran en alza de tarifas, la manera más fácil de resolver el problema económico. Cuando existe tanto desgreño no hay autoridad moral para elevar tarifas, lo grave de traer esto a colación en esta época, es precisamente porque luego que remplazaran a ZUREK, porque no llenaba las expectativas politiqueras, cuyos resultados es de conocimiento público PRIVATIZARON LAS EE.PP., porque los políticos no lograron en ese periodo abastecerse del erario y tenían que justificar lo que perdieron en esa administración, por las políticas de recuperación del industrial; sinembargo hoy, los imbéciles o cualquier persona podría pensar que la situación de la ciudad es óptima. Pero no es así. La procesión va por dentro y la realidad de lo que está ocurriendo es invisible para algunos cartageneros. No en vano se dice que algunos de éstos se parecen a los caballos cocheros, frase que catapultó a MANOLO, porque llevaba tapaojos que sólo lo dejó ver lo que había adelante y nunca se enteró de lo que pasaba a su alrededor, que hacía su medio hermano o cuando YOLANDA WONG, fue alcaldesa encargada, en solo 3 meses y medio; le pidió la renuncia a todos para tener la posibilidad de colocar sus fichas políticas reemplazando a las de Quinto Guerra. Utilizó a EDURBE empresa cuestionada y a punto de liquidarse, para evadir la licitación pública. Contrató en forma directa más de 81 mil millones.

Los empresarios suelen decir que una de las ventajas comparativas de Cartagena frente a otros sitios del Caribe es que no se encuentra en la zona de huracanes. La verdad es que no los necesita. Con los que se forman en su interior en la arena política basta y sobra. El más reciente tuvo como epicentro las grabaciones del cacique político ahora conservador VICENTE BLELL, que puso al descubierto como se repartirían la gobernación de Bolívar. Otro huracán de grandes dimensiones, es el esperado el 2 de octubre sobre Yolanda Wong, a la alcaldía y de Vicente Blel Scaff, a la gobernación de Bolívar, en gran parte se puede resolver por la plenaria del CNE, quien votará las resoluciones que rechazarán o aceptarán la inscripción de las dos candidaturas y siguiendo con la ola de huracanes tenemos los que han querido encender la Contraloría, la procuraduría y un Juzgado de Turbaco, por iniciativa de algunos políticos de la ciudad, para ponerle traspié a los avances de la candidatura de William García Tirado, pero al parecer ninguno de sus argumentos han dados los resultados esperados por los desesperados en bajar al candidato del león. DESDE 1980 CARTAGENA NO HA AVANZADO.

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero