Annelies Marie «Anne» Frank, conocida en castellano como Ana Frank (Fráncfort del Meno, 12 de junio de 1929 – Bergen-Belsen, 12 de marzo de 1945) fue una niña judía alemana, mundialmente conocida gracias al Diario de Ana Frank, la edición en forma de libro de su diario íntimo, donde dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose, con su familia y cuatro personas más, de los nazis en Ámsterdam (Países Bajos) durante la Segunda Guerra Mundial.

Su familia fue capturada y llevada a distintos campos de concentración alemanes. El único superviviente de los ocho escondidos fue Otto Frank, su padre. El 2 de septiembre de 1944 Ana Frank, tras ser descubierta, es enviada al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau y, más tarde, al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde murió de tifus el 12 de marzo de 1945, pocos días antes de que éste fuera liberado.

Auschwitz

En 1947, apenas dos años después de terminada la guerra, Otto publicó el diario bajo el título «La casa de atrás» (en neerlandés, Het Achterhuis).

Después de 70 años, descifran páginas inéditas de diario de Ana Frank

Dos páginas del diario de Ana Frank que permanecieron ocultas detrás de papel de embalar marrón durante más de 70 años finalmente fueron descifradas.

Las nuevas páginas, que fueron presentadas el martes por la Fundación Ana Frank en Amsterdam, pudieron ser leídas gracias al uso de tecnología fotográfica digital.

La joven judía, que tenía 13 años cuando escribió el diario, había escrito chistes y algún comentario sobre sexualidad en el texto, fechado el 28 de septiembre de 1942.

“Los textos no nos dicen nada nuevo sobre Ana Frank”, dijo el director de la Fundación, Ronald Leopold. “Es una joven de 13 años en plena pubertad”, indicó. De todas formas, su estilo delata a una incipiente escritora, que era en lo que quería convertirse la joven, como relata más adelante en su diario.

Frank quería escribir una novela y usar su diario como base. Se presume que ella misma pegó las páginas 78 y 79 porque se avergonzaba de su contenido. “Probablemente tuvo miedo de que alguien lo pudiera leer”, estimó Leopold.

La joven, nacida en Alemania, escribió el diario mientras se encontraba en un refugio en Amsterdam junto a su familia para ocultarse de las fuerzas de la ocupación nazi.

Murió a los 15 años, en 1945, en el campo de concentración de Bergen-Belsen, después de haber sido detenida un año antes junto a su familia. Su padre Otto Frank fue el único que sobrevivió. Después de la guerra recibió el diario de su hija y lo publicó en 1947.

La Fundación Ana Frank dudó si debía dar a conocer los pasajes ocultos. “Ana Frank se volvió un ícono mundial”, dijo Leopold. “Su diario pertenece al patrimonio cultural mundial de la Unesco. Consideramos que todos los textos deben ser documentados”.

Las nuevas páginas serán incluidas en una nueva edición de su diario que está previsto se publique en 2019.