Detenidos 4 patrulleros de la Policía por concusión, al exigirle a un ciudadano el pago de $4 millones en Yumbo

131
Foto archivo
Foto archivo

Luego de entregarles el arma de dotación, los uniformados no se la regresaron al escolta, porque ellos se encargarían de “hacer las vueltas de rigor”.

El juez 26 Penal Municipal de Control de Garantías envió a la cárcel a cuatro patrulleros de la Policía quienes prestaban sus servicios en el municipio de Yumbo.

Los cobijados con la decisión judicial son José Eduard Rodríguez Díaz, Braian Martín Rojas Valencia, Yilmar Stiven Pinchao Maigual y Jhon Fredy Sánchez Peña.

La Fiscalía Seccional les imputó cargos como presuntos coautores de los delitos de concusión en concurso heterogéneo con hurto calificado agravado y ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales de prueba.

Ninguno de los uniformados comprometidos aceptó los cargos.

Los policiales fueron capturados por unidades del Gaula Valle del Ejército Nacional, bajo la coordinación de la Fiscalía Seccional Especializada.

La investigación se inició por la denuncia de un ciudadano que trabaja como escolta de una empresas de transporte de valores quien denunció ante la Unidad de Reacción Inmediata (URI) que cuatro policías le estaban exigiendo pagarles cuatro millones de pesos, a cambio de no judicializarlo.

La víctima, por evitar el hurto del dinero que escoltaba disparó su arma de dotación hiriendo a uno de los delincuentes que pretendía tomar el dinero. Esta fue la persona que resultó herida de gravedad falleciendo en el sitio del asalto.

El escolta se dirigió a un CAI de la Policía donde puso en conocimiento de los agentes de turno los hechos ocurridos, fue en ese momento cuando fue abordado por los 4 patrulleros quienes, presuntamente, le solicitaron el arma de dotación y le exigieron pagarles 4 millones de pesos para no vincular el arma de fuego en la muerte del delincuente, así como para evitar su judicialización.

A pesar de que el escolta entregó el arma, los uniformados no se la regresaron porque dijeron que ellos se encargarían de “hacer las vueltas de rigor”.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, la víctima empezó a ser contactada telefónicamente por los policías para “arreglar el pago de los $4 millones, para no judicializarlo por homicidio agravado”.Det