Hoy quiero escribir acerca del amor, desde mi experiencia como alguien que vive en amor, desde el amor y para el amor, en diferentes dimensiones. Cuando voy por la calle y veo las parejas dándose un abrazo, un beso o una caricia, entonces digo: ¡wow! ¡El amor está cerca de mí! Y es grandioso porque me invita a meditar y concluyo pensando que mientras celebremos ese sentimiento sin mirar diferencias, la humanidad tiene esperanza de reivindicación, a pesar del caos y la obscuridad, el amor continúa latente, emergiendo desde ese mar de confusiones a la libertad de elegir amar y celebrar desde esa misma libertad.

Ahora bien, cabe preguntarnos .¿ Es posible aprender a amar? Si, y amar son tres cosas.

AMAR es la voluntad de comprender al ser amado.

AMAR es cuidar.

AMAR es inspirar, y si somos capaces de articular estos tres verbos, sabremos si estamos amando bien, o nos están amando bien. Analizando que tiene sentido cuando alguien te dice que te ama y no te cuida ¿ te están amando.? Cuando alguien te dice te amo y no te escucha e intenta comprenderte a ti y tus circunstancias.¿ te están amando? Si te dicen que te aman y no te ayudan a ser mejor persona, mejor ciudadano, mejor profesional, a realizarte ¿ te están amando?. Hemos confundido el amor con el deseo, con el querer, con la posesión, y el amor es otra cosa que tiene mucho que ver con, TÚ, eres tú, y Yo, soy yo, pero decidimos caminar juntos; y en ese caminar decidimos comprendernos, cuidarnos acompañarnos y realizarnos . Por ello el amor es un metalenguaje es una suma de lenguajes. Esta el lenguaje de los valores compartidos está el lenguaje de la ternura, de la lujuria, del deseo, está el lenguaje del proyecto de vida compartido, está el lenguaje de la plenitud compartida.

Muchas veces llegamos a cuestionarnos qué es el amor a partir del desamor, a partir del duelo, cuando dices. ¿Qué ha pasado aquí? Hemos intentado que esto fuera bien y no ha ido, cuando te sientes herido, engañado, y ahí le hechas una mirada al amor mucho más reflexiva, mucho más crítica. El amor sin duda es un lenguaje que, si no te educas de pequeño, tienes que educarte comenzando con la autoestima. Claude Steiner, autor de la teoría Economía de las Caricias, dice » entre el dolor y la nada, prefiero el dolor » Los seres humanos además de agua, luz y alimento, necesitamos caricias para sentirnos bien. Ejemplo: » un te quiero», “que buen trabajo has hecho», » caricias de reconocimiento», que, si no las hay, buscamos caricias negativas, antes que quedarnos sin caricias. poniendo la analogía, si necesitamos beber agua. » preferimos beber agua en mal estado a no beber agua si estamos sedientos » lo mismo sucede con la ternura y el amor, y esto es lo que explica por qué muchas personas entran en relaciones conflictivas, y no sólo en relación de parejas, también en el trabajo. Incluso el niño que se revela con sus padres, él lo que necesita es ser mirado, ser visto, ser reconocido, si no tiene caricias positivas inconscientemente pondrá en juego mecanismos para llamar la atención, y eso es lo que lleva al grito, a la bronca, pero por lo menos nos miramos, hablamos, preferible eso a sentirnos ignorados.

El amor es CONCIENCIA, cuánto mayor es el conocimiento, mayor es la comprensión, mejor podemos articular el amor o al objeto amado, digamos un proyecto, una causa, un animal, etc.

Definitivamente debe haber valores compartidos. buscar esos puntos para sinergizar, para construir, para multiplicar, pero sin tener que renunciar a nuestros valores, a nuestra ética a nuestra dignidad, el límite del amor es la dignidad.

Por: Lucy Angélica García Chica
Lucy-Angelica-Garcia-Chica

Escritora y Poeta