Se acerca el domingo 27 de octubre de 2019, día de elecciones de Ediles, Concejales, Diputados. Y asimismo de Alcaldes y Gobernadores. Pero todavía queda suficiente tiempo para que el elector primario se decida a analizar bien el perfil, la trayectoria, las propuestas concretas, la idoneidad, la voluntad política, la sensibilidad social, el Equipo de Trabajo, los Financistas, los Apoyos políticos, Asesores, acompañantes y el Acuerdo que convengan los Candidatos y Candidatas con Cartagena, Bolívar y sus auténticos líderes y lideresas sociales. Significativo que las ciudadanías libres, asimilen y apliquen, que en política no bastan los requisitos para aspirar a las dignidades que nos brinda la Democracia Participativa. Sino también, calidades, cualidades, experiencia, méritos y liderazgo para regir dignamente y orientar los destinos de los pueblos. Esencialmente, ética y valores, humildad, honestidad, transparencia, vocación de servicio y cumplimiento de los compromisos adquiridos con el pueblo.

Interioricemos que en cada elección nos jugamos una vez más, el curso colectivo de nuestras vidas, porque ese día se define la mismísima suerte de nuestra familia, de nuestra sociedad y del Estado. Porque de la responsabilidad personal de cada ciudadano, en la elección de las Mejores Alternativas a Corporaciones Públicas. Dependerá indudablemente, el Control Político y la Aprobación o rechazo de los Proyectos que presente el Ejecutivo que conduzcan a: erradicar progresivamente la corrupción, la pobreza Extrema, la Inseguridad Ciudadana, el Desempleo galopante, la falta de oportunidades, la desigualdad, la Discriminación, la mala calidad de la Educación y Salud Pública, Movilidad Urbana, mejora en la Infraestructura Vial, la Política de Servicios Públicos Domiciliarios, la Vivienda, Políticas Públicas de Equidad de Género e Inclusión, Comunal, Infancia, adolescencia y familia, Adultos Mayores, Discapacidad, la Ejecución de los Macroproyectos, reconocer la Mano de Obra Local, impulsar la Descentralización y Participación Ciudadana,etc.

Nuestro más vehemente llamado a las ciudadanías libres, dolientes de Cartagena, Bolívar y Colombia entera; es que tengamos visión de futuro y luchemos incansablemente por la concreción del bienestar común. Ya es hora que las Organizaciones Sociales de todo tipo, se pellizquen duro y actúen coherente y consecuentemente; principalmente los representantes de las Organizaciones Cívicas, Comunales, Comunitarias, Sindicales, pensionados y estudiantiles; que si se unen firmemente y actúan, seria y cohesionadamente; pueden incidir y ser determinantes en la transformación que se requiere en nuestras costumbres políticas y administrativas dominantes; empezando por decidirse a liderar, orientar, articular y coordinar un masivo proceso de persuasión, seducción y concientización al elector primario, para que se atreva a elegir a auténticos voceros del pueblo en las Juntas Administradoras Locales, el Concejo Distrital y la Asamblea Departamental, salvando así al Distrito Especial de Cartagena de Indias y al Departamento Bolívar.

El artículo 133 de nuestra Carta Política, establece que, “los miembros de los cuerpos colegiados de elección directa representan al pueblo, y deberán actuar consultando siempre la justicia y el bien común… El elegido es responsable políticamente ante la sociedad y frente a sus electores del cumplimiento de las obligaciones propias de su investidura”. Se exige que nuestros Representantes en las Corporaciones Públicas, incidan más en las decisiones que se toman y que su labor se refleje en beneficio de la ciudadanía que los elige y empodera. Porque hasta ahora han sido, inferiores al reto y responsabilidad que la gente les encomienda. Eso es falta de voluntad y de grandeza. Es importantísimo, que ejerzan adecuadamente el Control Político, aprueben el Plan de Desarrollo, el Presupuesto, los Proyectos y Políticas Públicas en beneficio del pueblo. Periódicamente deben Rendir Cuentas Claras de su Gestión y presentar Resultados. Porque nuestro pueblo lo que exige, necesita, quiere y merece, son soluciones democráticas estructurales e integrales, mediante la aplicación de políticas y estrategias efectivas que enfrenten y erradiquen contundentemente los problemas que lo acosan y asfixian. Siendo ellos los Coadministradores. Quienes no ejerzan a cabalidad sus funciones, serían tan culpables como los Gobernantes de turno.

Por: Benjamín Maza Buelvas
Benjamín Maza Buelvas.