Otra irregularidad se presentó en el caso del asesinato de Ana Maria Castro, un short ensangrentado, que al parecer es de un caso distinto, fue presentado como prueba por parte de la fiscalía. El abogado de Paul Naranjo, John Cadena, alegó la improcedencia de la prueba y la catalogó de “contaminación de todo el material probatorio”.

Esta irregularidad suma dudas de las evidencias ofrecidas por la Fiscalía. En la pasada audiencia otra presunta irregularidad se presentó. Un testigo ocular afirmó haber visto cómo de un carro oscuro con vidrios oscuros salió volando Ana María Castro. La versión fue contra replicada por la defensa, que cuestionó las situaciones de modo, hecho y lugar del testigo, quien al parecer, con evidencia de las cámaras, se denota que sus declaraciones son distantes a la realidad grabada.

A día de hoy Paul Naranjo se encuentra recluido en la prisión de Cómbita, Boyacá. Vale precisar que Naranjo se entregó como voluntario para la investigación.

Una teoría de un médico certificado da cuenta de que posiblemente Ana María pudo ser arrollada por otro vehículo, no precisamente por el vehículo negro de Paul Naranjo.

Mateo Reyes, otro de los implicados y quien se encuentra fuera del país, ha dado cuatros declaraciones diferentes, y llama la atención que en los inscritos de la acusación, la misma fiscalía defiende a Mateo Reyes, añadido a eso, el fiscal del caso solicitó una prueba psiquiátrica para él, asume John Cadena, defensor de Naranjo, que esto es con el ánimo de sacarlo del proceso al considerarlo interdicto.