La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha declarado que las tensiones entre China y Taiwán está creciendo todos los días a la vez que declaró que las fuerzas militares estadounidenses están en su territorio.

Para entender esta disputa entre Taiwán y China hay que remontarse a la guerra civil china comprendida en dos etapas, la primera entre 1927-1937 y la segunda entre 1946 y 1949. En esta, el partido Nacionalista Chino, a cargo del militar Chiang Kai-shek se enfrentó al partido Comunista Chino, liderado por Mao Zedong. La victoria del Partido Comunista obligó a los afiliados al Partido Nacionalista Chino a instaurarse en la Isla de Taiwán hasta el día de hoy.

Esta división ha levantado tensiones a lo largo de la historia de estos dos territorios. Para el Partido Comunista de China, hoy bajo la dirección de Xi Jinping, la isla de Taiwán es un territorio de ellos en rebeldía, pero los Taiwaneses, con otra visión económica, política, y social, aclaman que son independientes a los comunistas.

Esta tensión histórica ha permanecido activa durante los últimos 70 años. Ing-wen insta que la isla que dirige es un símbolo de la democracia que necesita ser defendido para mantener la fe en los valores democráticos del mundo, «Aquí está esta isla de 23 millones de personas que se esfuerzan todos los días por protegernos y proteger nuestra democracia y asegurarnos de que nuestra gente tenga el tipo de libertad que se merece», afirmó la presidenta.

Las relaciones a día de hoy están en el momento más tenso en décadas. Las demostraciones de fuerza entre ambos han acelerado el incremento de su disputa, China envía cantidad record de aviones militares a los cielos taiwaneses, obvio, para ellos no es ninguna violación ni provocación porque esos son cielos de su territorio, y Taiwán amplia su portafolio de compra de armamento a Washington, 750 millones de dolares anunciados el pasado agosto, incluyendo además la presencia de sus tropas dentro de la isla.

Japón se sumó en la guerra de declaraciones en torno al apoyo de la isla. El Ministro de Defensa de Japón, Nobou Kishi afirmó «lo que está sucediendo en Taiwán está directamente relacionado con Japón» y Tokio respondería a cualquier amenaza a la seguridad de las rutas comerciales en la región. Su otro socio, Estados Unidos, representado por biden, fue conciso, cuando le preguntaron sobre si su país defendería a Taiwán en caso de una invasión china, respondió “Sí, tenemos el compromiso de hacer eso”.