El día 12 de septiembre fue mi cumpleaños, cuarenta y cuatro años más mayor, un año más, o un año menos, según se quiera ver, pero el caso es que, el tiempo pasa y cada minuto de nuestra vida es oro, es tiempo que jamás recuperaremos. La gente se confunde al valorar los regalos, el mejor regalo es entregar algo que tú pierdes y jamás recuperarás, por eso mi mejor regalo es que me dediquen su tiempo, que estén conmigo o que saquen un minuto de sus vidas para felicitarme.

Cada año es especial y distinto, cada año se hace recuento de lo conseguido, de lo no conseguido, de lo que queremos conseguir o de lo que ya hemos desistido. Este año he quemado sueños con mis velas de cumpleaños, ha sido un año complicado, extraño, con momentos en los que me comería el mundo y momentos en los que el mundo me ha comido a mí, pero el que más lento va es el que no se mueve, así que aunque mis pasos sean lentos, seguiré avanzando, con mis temores, con mis dudas, con el apoyo de mis seres queridos, con el amor incondicional de los míos, pero sobre todo, lo que hace que no me siente en el suelo y deje de luchar es el amor a mis hijos, ellos son la luz de mis días, la razón de mi existir, mi vida.

Pero esta vez, el día de mi cumpleaños también se ha caracterizado por algo muy especial, la presentación de manera virtual de mi nueva novela Las tres caras de Raúl, una novela que he escrito bajo el seudónimo de La Dama oscura, o como dice mi gran amigo Carlos Jarquín, La Dama consejera. Esta novela fue escrita como La Dama oscura por ser distinta, llena de misterio y romanticismo, pero sobre todo por sus tres finales alternativos. Su corrección está realizada por la excelente correctora Mora Malú, cuyo trabajo es intachable con cada una de mis obras, en las que demuestra su gran profesionalidad. La portada, que encaja a la perfección con la novela, pertenece a Noemí Martínez, una gran amiga que me buscó la fotografía perfecta en un tiempo record.

Pero un libro sin difusión es un libro fantasma, y ahí intervino Carlos Javier  Jarquín, el chico poeta, un gran escritor, articulista, poeta y columnista internacional, pero, sobre todo, nexo de unión de artistas y difusor de cultura internacional. Si él quiere, mueve montañas, océanos y hasta las mismas estrellas del cosmos. Carlos es el centro que mueve cada uno de los planetas que nos reunimos alrededor de él y nos dejamos guiar, aprendiendo poco a poco y siguiendo sus sugerencias, porque si yo soy la Dama consejera, él es el chico poeta consejero. Gracias por ello, y gracias también al apoyo de Ediciones Kuelap de Lima, Perú y a su director general, el escritor, poeta, editor y columnista internacional Elías Mondragón Herrera. Elías es de esas personas que realizan un arduo trabajo, pero que lo hace con tanta naturalidad y profesionalismo, que cuando ves el resultado comprendes la grandeza de alguien que desea permanecer en segundo plano a pesar de ser pieza indispensable.

Cuando me conecté, el micro no me iba, no sé qué ocurrió, pero veinte minutos después conseguí conectarme, imaginaos el caos que pasó por mi cabeza, ya sabéis, yo y los directos no somos compatibles. Pero a pesar de esa tardanza, ahí estaban esperando pacientemente poetas y escritores tan importantes como Tania Anaid Ramos González, mejor conocida internacionalmente como Azula, Mishell Alexandra Gómez, Kardel Carrillo, Erling Torrez, Araceli Amador y, como no, José Luis Ortiz, amigo, articulista internacional y colaborador indispensable de la revista One stop, de la que soy directora.

Hubo personas que no pudieron conectarse pero que tuvieron la hermosa idea de hacerme un video felicitándome como: Ana María Ayala, que tuve el placer de asistir a su cumpleaños al día siguiente, Elsa Ramírez, y la importante actriz, cantante y bailarina española Malena Gracia, que me cantó un precioso cumpleaños feliz.

También me llevé la sorpresa de saber que Leonardo Cruz Alvarado, escritor, poeta, docente y coordinador por Costa Rica de la  Antología del Bicentenario de Centroamérica, (Ayame Editorial, México, Septiembre 2021), ha leído artículos míos con sus alumnos.

No hay mayor placer para un escritor que saber que sus artículos son leídos, y más aún si se trata de escritores importantes como Leonardo. Gracias a todos por su tiempo, porque recordad, el tiempo es el mejor regalo que una persona puede recibir, os lo dice La Dama consejera.

Comparto el video en el cual Carlos Jarquín, me felicitó:

Por María Beatriz Muñoz Ruiz