Hay muchos aspectos rodeados de misterio, como los avistamientos de extraterrestres y OVNIS. También se sabe que, en las ocasiones de aparentes capturas de naves y seres extraterrestres, personas que han encontrado evidencias materiales y luego han intentado dar sus declaraciones a medios de prensa, de un momento a otro han desaparecido sin dejar el menor rastro, ¿silenciados por quiénes?

Muchos estudiosos de los casos OVNI sostienen que, la mayoría se atribuyen a experimentos realizados por países avanzados. Es más, se sabe que hay grupos de científicos que realizan experimentos de todo tipo, pero en especial de índole biotecnológico, algunos tan peligrosos como la manipulación de material genético y hasta de modificación de virus y bacterias letales para el ser humano y demás seres orgánicos, sean plantas o animales. Incluso los últimos avistamientos del supuesto “pie grande” que camina por los bosques de cierto país, indican que posee en uno de sus brazos un tipo de brazalete, ¿acaso un rastreador GPS?

También, se ha sabido que a partir de 1950, algunos gobiernos intensificaron los experimentos de sustancias químicas peligrosas como el agente “naranja” para ver los efectos y aplicarlos en posteriores guerras; además, han diseminado mosquitos portadores de enfermedades.

Durante la Guerra Fría, en zonas pobladas como Kazajistán, en forma cruel, se detonaron bombas nucleares y tiempo después nacieron personas con defectos congénitos, se dieron algunos abortos espontáneos e incidencia de cáncer. Otras naciones en dado momento han lanzado bombas atómicas en ciertas regiones de oceánicas, para estudiar sus efectos destructivos.

El investigador Gordon Rattray Taylor en la década de los sesenta advirtió de cierta manera sobre los peligros de la manipulación de raros virus dijo: “La aparición de un virus serológicamente único y dotado de gran virulencia ‘es un peligro muy grave’. Si se escapara y se pusiera en circulación sin ser neutralizado inmediatamente, podría traer como consecuencia ‘una catástrofe inimaginable… que afectaría a todas las regiones del mundo…Hay todavía otro peligro sutil. Como he descrito en un capítulo anterior [con relación a su libro la Revolución biológica], los virus pueden penetrar en las células, portando consigo las instrucciones genéticas que se pueden incorporar al material genético del patrón. A setos mensajes se conoce con el nombre de epitomas. Esta información puede permanecer en la célula durante varias generaciones en estado ‘durmiente’ y de súbito por razones completamente misteriosas puede cobrar efectividad.”

Si cotejamos esta apreciación, con la rara aparición y comportamiento atípico del SIDA, podríamos preguntar, ¿acaso no estaremos ante un vil experimento que en dado momento se salió de control de un grupo de científicos? No sabemos si algún día algo o alguién lo demuestre.

Pero lo cierto es que de verdad convivimos sin pensarlo con una especie de laboratorios de ‘lugubréz frankestéinica’, manejados por una especie de mafia científica, toda vez que estos personajes no sienten escrúpulo moral ni ético con tal de descubrir o experimentar cosas nuevas.

Entonces hemos de entender, que nuestro mundo vive una guerra fría tecnológica, donde varios países intentan ponerse a la cabeza en su competitividad, pero con muchos riesgos sobre la humanidad misma.

Por: Osvaldo Corrales Jiméne
Comentarista de temas cotidianos