El característico fondo verde en piedra de la ONU no acompañó a Maduro, que desde un televisor dictó su discurso ante la Asamblea General anual de la ONU.

¿Por qué no asistió presencialmente?

La asamblea se dio en New York, ciudad del país que no es muy amigo del gobierno venezolano. Su presencia no se dio porque eludía la existente orden penal emitida por EEUU en la que se le vincula de como el jefe del Cartel de los soles, la estructura criminal más grande del mundo.

Lea tambien:

EE.UU. ofrece recompensa $15 millones por la “cabeza” Nicolás Maduro

 

Discurso

Aproximadamente 23 minutos duró el discurso del mandatario, en él exigió se detuviera la persecución sistemática y económica impuesta por los EEUU y la UE, el levantamiento de las sanciones económicas impuestas, la liberación de Cuba, invitación a participar en las mesas de diálogo con la oposición instaladas en México y la consolidación de una nueva ONU.

Persecución sistemática y económica por parte de EEUU y levantamiento de sanciones

Fue uno de sus tópicos principales, recordó a la comunidad internacional que en gran parte, la situación que hoy vive Venezuela es culpa de las restricciones que les impide como gobierno comerciar con el mundo:

«Venezuela denuncia una campaña feroz y una agresión permanente y sistemática, a través de sanciones económicas, financieras, petroleras, crueles, a través de una persecución contra el derecho a la libertad económico, contra los derechos económicos y las garantías económicas que deben gozar todos los pueblos del mundo, una arremetida feroz contra el derecho a comprar lo que necesita nuestro país y contra el derecho a vender lo que nuestro país produce, especialmente las grandes riquezas petroleras y mineras que durante décadas Venezuela ha explotado”.

 

Uno de los bloqueos más fuertes fue recibido desde Londres. El gobierno venezolano emitió 31 toneladas de oro para resguardarlas en el país británico, estas cesiones de oro por parte de gobiernos hacía bancos internacionales se dan o porque el país emisor no tiene la suficiente seguridad para resguardarlo o como medio para protegerlo con pagos de servicios, en esta última, el país desembolsa pagos de comisiones y servicios de protección, en caso de alguna eventualidad, el oferente del servicio del resguardo, en este caso el Banco, es quien debe responder por el oro. La situación que ofende a Maduro es que esas 31 toneladas de oro venezolanas no han querido ser regresadas por el banco de Inglaterra porque la solicitud de retiro debía hacerla el presidente, y para los británicos el presidente es Guaidó, no Maduro.

«Se persigue la cuentas extranjeras, se nos ha secuestrado y bloqueado el oro de las reservas internacionales legales del banco central de Venezuela en Londres, se nos ha secuestrado y bloqueado miles y millones de dólares en cuentas bancarias en las estados unidos en Europa y más allá se le impide a las empresas venezolanas de petróleo, minería, comerciar sus productos y abrir cuentas bancarias en el mundo para pagar, cobrar y hacer transacciones de manera libre como contempla el derecho internacional, es una persecución financiera, monetaria, comercial, económica, energética, sistemática, cruel y criminal, y Venezuela alza la voz para denunciar ante los pueblos del mundo«. Agregó el presidente.

Maduro ratificó y exigió que se levantasen todas las sanciones «criminales» contra la economía de su país y la de sus compatriotas.

Cuba

Dedicó un apartado para sus socios, en ese espacio recordó que en 27 oportunidades se ha votado mayoritariamente por el levantamiento de las sanciones hacía Cuba:

«Aprovecho la oportunidad para ratificar nuestra solidaridad nuestro apoyo a la república de cuba al pueblo de cuba en la exigencia apoyada durante 27 oportunidades por votación mayoritario de naciones unidas a q c levanten de inmediato todas las medidas de bloqueo comercial y económico contra el pueblo de cuba»

Mesas de diálogo en México

La presión internacional ha obligado al régimen a instaurar mesas de diálogo con los opositores. México, país liderado por Manuel López Obrador, ha sido el espacio elegido para reunir opositores y gobernantes desde el 13 de agosto del presente año.

«Hemos instalado una mesa de diálogo nacional para la paz y la soberanía en la Ciudad de México, recientemente el 13 de agosto, un proceso de diálogo muy importante que busca que los sectores opositores más extremistas, que estuvieron buscando un golpe de estado en Venezuela, que propiciaron una invasión extranjera a nuestras tierras, que prepararon planes magnicidas para asesinarme, que esos sectores extremistas vuelvan a la política a la constitución, a un camino electoral, y ahora con el apoyo del gobierno de Andrés Lopez Obrador en México, con la ayuda especial y diplomática del reino de noruega, con la presencia directa del gobierno de la Federación de Rusia y del gobierno de Países Bajos, estamos abordando una agenda integral para avanzar en la recuperación social económica integral de Venezuela a través del diálogo».

Una nueva ONU

En sus últimos minutos de discurso propuso la fundación de un nuevo ente internacional que fuese más objetivo, justo y menos politizado:

«Un nuevo mundo necesita una nueva organización de naciones unidas, una nueva ONU de un nuevo mundo para que todos podamos compartir la vida, la solidaridad y el camino justo y necesario de una comunidad nueva»