Huber Carlos Rodrigues, pastor brasileño, escribió en 2008 que tras recibir «divinas revelaciones» una vez muerto resucitaría a los tres días. El religioso murió la semana pasada a causa del Covid-19 en la ciudad de Goiatuba, estado de Goiás, la multitud de feligreses esperó frente a las puertas de la funeraria el milagro.

Rodrigues afirmó la hora en la que reviviría, 11:30 de la noche sería la horas de su milagro. «Mi integridad física tiene que ser totalmente preservada, ya que estaré tres días muerto y al tercer día, resucitaré»

El pastor fue enterrado una hora después de la que prometió volvería a la vida. La multitud, como se evidencia en el video, pedía que se abriera el cajón para corroborar si Rodrigues estaba dentro. Como cuando Jesús movió la piedra. 

La solicitud de preservarlo durante tres días fue emitida por su familia, la funeraria no negó la petición y lo alojó en una cámara frigorífica a pesar de las presiones de las autoridades de Vigilancia Sanitaria.

«Como cristiano, creía que podía suceder un milagro. Vivimos y aprendemos todos los días. En la Biblia, está escrito que es posible», comentó a O Globo José Dourado, gerente de la funeraria donde permaneció el religioso.