Últimamente solo contesto a publicaciones de Facebook cuando tengo un mal día, y la verdad es que hoy ha sido uno de esos días, se me ha juntado todo y no he podido evitar contestar y disentir de un comentario que se hacía a una fotografía en la que salían dos hombres en una iglesia casándose.

Uno de ellos estaba vestido de novia, con un vestido precioso estilo princesa y la parte de arriba era como una especie de chaqueta blanca imitando a un corsé ceñido. El comentario decía “Se va a extinguir la raza humana” pero lo que me ha sorprendido es que hubiera tantas personas que pensaran lo mismo y se rieran de la gracia. Pues lo cierto es que si seguimos pensando de esa forma, quizás sería una bendición que se extinguiera la raza humana, porque para escuchar esas cosas en el 2021, después de haber pasado por una pandemia mundial, es preferible encerrarse de nuevo y quitarles las redes sociales a todos esos neandertales para que no difundan estupideces.

Si se acaba la raza humana no será por culpa de que haya más lesbianas o gais, quizás si no se tienen hijos, sea porque en esta época de crisis en la que es imposible encontrar trabajo, la gente no puede meterse en hipotecas, porque el precio de la vivienda no ha bajado, pero… ¿por qué no ha bajado? Porque los dueños de los pisos necesitan cubrir los gastos de hipoteca para poder venderla, por ejemplo: si a mí me queda una hipoteca de 200.000 euros, yo no puedo vender la casa en menos de ese precio porque entonces tendría que pedir un préstamo para poder venderla y seguir pagándola, a pesar de haberla vendido. Siempre he odiado las matemáticas, pero en esta vida solo los ricos pueden obviarlas.

Pero ahora llega el problema de los que no pueden meterse en la hipoteca e intentan buscar un piso de alquiler, buscan y buscan, pero lo único que encuentran son pisos demasiado antiguos por un precio desorbitado.

Digamos que se puede uno meter en un alquiler o hipoteca, ahora llegan los gastos de la luz, y ahí me detengo, miro al gobierno y les digo: ¿en serio? ¿no os da vergüenza permitir esa subida de luz? El otro día me dieron ganas de hacer una hoguera en el salón para calentar la sopa, no la hice porque el suelo es de parquet y puedo quemar el bloque, pero ganas me dieron.

Y ahora pensad ¿en serio creéis que el colectivo LGTBI son los que van a acabar con la raza humana? ¿habéis oído hablar de la cortina de humo? ¿creéis que con este panorama alguien se va a plantear tener hijos? Sí, solo los valientes.

Después de todo esto, imaginad de nuevo la descripción de la fotografía, ¿en serio solo veis un vestido de novia en un hombre? Porque yo veo amor, veo a dos hombres que han debido seguramente desafiar a mucha gente que estaba en contra de su unión, probablemente han tenido que soportar burlas, críticas, y discriminación, y a pesar de todo ello, su amor ha sobrevivido. Pero no solo eso; han tenido la suficiente valentía como para ir vestidos como deseaban haciendo caso omiso a los demás. Pero esa valentía se aprende, se aprende con cada golpe que te da la vida, con cada lágrima que derramas por ser distinto, esa valentía ha sido el resultado de muchas caídas y muchas luchas, así que antes de reíros ante esa imagen, miradlos y comprended lo hermosa que es esa estampa, porque hay personas de distinto sexo que tienen todas las facilidades para ser felices y no luchan por su amor.

Así que, por favor, ya que el gobierno no controla los precios desorbitados de los alquileres, ya que no crea trabajo y no hace nada con la subida de la luz, ya que están creando un mundo en el que los bebés no tienen cabida, les pido que si nos tienen que rematar para que no suframos, empiecen antes por los neandertales que se ríen de una fotografía llena de amor.

Por María Beatriz Muñoz Ruiz