¿Por qué febrero sólo tiene 28 días?

530

Ha llegado el mes de febrero, el más corto del año, seguramente conforme creciste simplemente te dijeron que febrero sólo tenía 28 días y nunca te cuestionaste por qué.

Algunos piensan que antes febrero tenía 29 días y que Augusto César le robo un día para agregarlo al mes nombrado en su honor: Agosto. Pero eso es un mito, en realidad febrero tiene 28 días porque, para los romanos, el mes era una ocurrencia tardía.

En el siglo VIII a.C., usaban el Calendario de Romulus, un calendario de 10 meses que iniciaba el año en Marzo (con el equinoccio de primavera) y terminaba en Diciembre. Enero y Febrero ni siquiera existían:

Martius: 31 días
Aprilius: 30 días
Maius: 31 días
Junius: 30 días
Quintilis: 31 días
Sextilis: 30 días
Septembris: 30 días
Octobris: 31 días
Novembris: 30 días
Decembris: 30 días

Suma esos números y verás el problema – el año solo tiene 304 días. En aquellos tiempos, el invierno era un periodo sin nombre ni mes al que muy pocos daban importancia. (Los agricultores usaban el calendario como una guía. Para ellos, el invierno era inútil y no valía la pena contarlo.)

Así que por 61 días al año los romanos podían preguntar “¿Qué mes es éste?” y la respuesta correcta sería “Ninguno”.

El rey Numa Pompilio pensó que esto era estúpido. ¿Por qué tener un calendario si ibas a ignorar a un sexto del año? Así que en el año 731 a.C., alineó el calendario con los 12 ciclos lunares de un año – un lapso de unos 355 días – e introdujo enero y febrero. Los meses fueron añadidos al final del calendario, haciendo de febrero el último mes del año.

Pero un calendario romano no puede ser completado sin un poco de superstición añadida. Los romanos pensaban que incluso los números podían ser desafortunados, entonces Numa trató de hacer que cada día fuera impar. Pero para llegar a la cuota de 355 días, un mes tenía que ser par. Probablemente febrero terminó con un día menos por ser el último de la lista. El calendario de Numa terminó viéndose así.

Martius: 31 días
Aprilius: 29 días
Maius: 31 días
Iunius: 29 días
Quintilis: 31 días
Sextilis: 29 días
September: 29 días
October: 31 días
November: 29 días
December: 29 días
Ianuarius: 29 días
Februarius: 28 días

Un calendario de 355 días terminó siendo complicado. Tras varios años, las temporadas y meses salían de la sincronía. Así que para mantener las cosas en orden, los romanos solían insertar un mes bisiesto llamado Mercedonius. Los romanos borraban los últimos días de febrero e iniciaban el mes bisiesto el 24 de febrero. Esto causaba muchas molestias. El mes bisiesto era inconsistente, principalmente porque los sumos sacerdotes romanos determinaban su llegada. No sólo insertaban Mercedonius al azar, sino los sacerdotes (siendo políticos) abusaban de su poder, utilizándolo para extender los términos de sus amigos y acortar los de sus enemigos. Para la época de Julio César, el pueblo romano no tenía idea en qué día estaba.

Así que César quitó el mes bisiesto y reformó el calendario. (Para que Roma regresara al rumbo correcto, el año 46 a.C. tenía que durar 445 días) Cesar alineó el calendario con el sol y agregó unos días para que en total sumaran 365. Febrero, que para ese entonces estaba al inicio de la lista se mantuvo de 28 días. Solo podemos suponer porque César, como muchas otras personas, sólo quería que ya llegara marzo.