A pesar de que la mítica imagen fue tomada el 12 de noviembre de 1933, fue hasta el año siguiente que se hizo pública, y hasta hoy sigue siendo un misterio.

Cuenta la leyenda que el monstruo existe desde hace muchísimos años, pues fue el misionero irlandés San Columbano, la primera persona que lo vio mientras nadaba en dicho lago, en el año 565 d.C; sin embargo, la primera versión moderna sucedió en 1868, cuando un artículo publicado en el Inverness Courier, se convirtió en el primero en referirse a los rumores acerca de la existencia de un “pez enorme u otra criatura” en la profundidad de las aguas.

Según publica Hipertextual, fue en 1933 cuando el monstruo del lago Ness pasó a llamarse “monstruo”, gracias al Inverness Courier, el periódico local de “la capital del norte” escocesa. El espectáculo estaba servido y la fiebre comenzó. Se llegó a ofrecer hasta 20.000 libras esterlinas a quién capturase al monstruo del lago Ness.

Aunque no fue hasta el 1934 que la foto más famosa de “Nessie” lanzó la leyenda sin retorno. Desde entonces, son numerosas las fotos obtenidas: desde la superficie, subacuáticas e incluso desde satélite.

Lo cierto es que hoy en día, existen diversas teorías sobre lo que podría ser el monstruo, si es que existiera.

La primera apunta al hecho de que se trata de una criatura acuática prehistórica, que bien podría ser un plesiosaurio, animales de la época mesozoica que se caracterizaban por tener un cuello alargado, una cabeza pequeña y dos pares de aletas de propulsión bajo el agua. Aunque muchos científicos aseguran que es bastante improbable que un sólo plesiosaurio pudiese experimentar una supervivencia a tan largo plazo y que el lago Loch Ness no es lo bastante grande para tener una biomasa con la cual alimentar a una o más de estas criaturas.

Otros estudiosos del fenómeno “Nessie” aducen que no se trataría de una sola criatura sino que de una verdadera familia de “Nessies”, lo que explicaría la longevidad del mítico monstruo. Además, el lago Ness es una formación acuática con salida al mar durante cierta época del año, lo que proporcionaría la biomasa necesaria para permitir la subsistencia del supuesto y famoso plesiosaurio escocés, así lo publica Guioteca.

Otra de las teorías apunta a que este monstruo no es nada más que una mera invención de los habitantes de la zona, pues gracias a “Nessie”, un millón de personas visitan este lago durante todo el año, provocando una derrama de 25 millones de libras.

Finalmente, si existe o no, seguirá siendo un mito, sin embargo y mientras tanto, las especulaciones siguen y seguirán creciendo…

Y tú ¿crees que existe el monstruo?

Una niña de 12 años consigue la mejor imagen de la criatura mítica escocesa

El intento más reciente de fotografiar a ‘Nessie’ (como le dicen de cariño) ha sido el pasado fin de semana, una niña de 12 años, quien fue al famoso lago, en Escocia junto a sus padres, tuvo la oportunidad de tomar una de la mejores fotos de este fenómeno en años.


Charlotte Robinson, quien es la afortunada niña, se encontraba a 15 metros de distancia. Cuando de repente vio algo extraño que se asomó y sacó rápidamente su celular y capturó la cabeza del que sería el “monstruo del Lago Ness”.

Luego de que se conoció esta imagen por las redes sociales, la han denominado como una de las mejores fotografías de ‘Nessie’. Lo único que se suele ver en este lago es resplandores en el agua o simplemente chapuzones.