Un día como hoy: 1942 – En la Unión Soviética, comienza la batalla de Stalingrado

301

Se inició el 23 de agosto de 1942 y terminó el 2 de febrero de 1943.

La batalla de Stalingrado fue un enfrentamiento bélico entre el Ejército Rojo de la Unión Soviética y la Wehrmacht de la Alemania nazi y sus aliados del Eje por el control de la ciudad soviética de Stalingrado, actual Volgogrado, entre el 23 de agosto de 1942 y el 2 de febrero de 1943.

La batalla se desarrolló en el transcurso de la invasión alemana de la Unión Soviética en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Con bajas estimadas en más de dos millones de personas entre soldados de ambos bandos y civiles soviéticos, la batalla de Stalingrado es considerada la más sangrienta de la historia de la humanidad.

La grave derrota de la Alemania nazi y sus aliados en esta ciudad significó un punto clave y de severa inflexión en los resultados finales de la guerra y representa el principio del fin del nazismo en Europa, pues la Wehrmacht nunca recuperaría su fuerza anterior ni obtendría más victorias estratégicas en el Frente Oriental.

En el verano de 1942 la Alemania nazi se hallaba en la cima del éxito: había conquistado ya casi toda Europa y buena parte de Rusia. Pero el Reich ambicionaba alcanzar el Cáucaso y Oriente Medio y en su camino se encontraba la ciudad soviética de Stalingrado.

La batalla de Stalingrado fue el episodio más dramático de la Segunda Guerra Mundial y supuso el primer triunfo a gran escala frente a las tropas alemanas, lo que daría un vuelco al conflicto y sería decisivo para el curso de la guerra.

batalla stalingrado

Se da el nombre de batalla de Stalingrado a una serie de combates en la ciudad de Stalingrado –actual Volgogrado, en Rusia- entre septiembre de 1942 y febrero de 1943. En agosto de 1942, en un ataque rápido, las divisiones del VI ejército alemán –a las órdenes del general Friedrich von Paulus- avanzaron hacia la ciudad, que resultaba estratégica para el transporte a través del Volga y constituía el último obstáculo del camino hacia las riquezas petroleras, de cabrón y de magnesio del Cáucaso.

En su intento de sacar a las fuerzas rusas de la ciudad, los alemanes mantuvieron una serie de duros enfrentamientos callejeros en los que tanto la población como el Ejército Rojo mostraron una enorme resistencia. Esta batalla se destacó por el gran patriotismo del pueblo ruso. Murieron más de dos millones de soviéticos, entre civiles y militares.

La ciudad quedó arrasada; se peleaba cuerpo a cuerpo en los combates por cada calle, bajo el lema “¡Resistir a muerte!”,

Hacía el 16 de septiembre, la ciudad se encontraba fundamentalmente en manos de los alemanes, salvos sus barrios industriales, en el norte, con las fábricas de armamento trabajando bajo los constantes bombardeos aéreos y de artillería alemanes.

Los combates callejeros duraron alrededor de 143 días, mientras decenas de bombardeos arrasaban los barrios de la ciudad. Sin embargo, las fuerzas soviéticas fueron poco a poco desarrollando una maniobra envolvente; para noviembre, el VI ejército alemán estaba totalmente cercado. Hitler ordenó a Von Paulus continuar la resistencia.

De los 284 000 hombres que habían quedado cercados por el Ejército Rojo, murieron 146000 en poco más de dos meses, la aviación evacuó 34000 heridos y más de 100 000 cayeron prisioneros, de los que sólo 6000 volvieron a Alemania. Finalmente, el 31 de enero de 1943, Von Paulus firmó la rendición.

Las consecuencias de esta batalla fueron catastróficas para los alemanes: por primera vez perdieron el liderazgo de la guerra, así como millares de hombres y muchos recursos, y el orgullo militar de un ejército que se creía invencible quedó maltrecho.

Durante la batalla, los rusos cruzaban el Volga todas las noches para dejar heridos en la otra orilla y recoger víveres y municiones; por el río también llegaban refuerzos.

Stalin dio la orden de “ni un paso atrás”; los que abandonaran sus posiciones defensivas serían ejecutados. En el bando alemán también se fusilaba a los que se retiraban.

Bob Hoskins as Nikita Khrushchev
Bob Hoskins interpreta Nikita Kruschev en la película “Enemy at the Gates”

En la la película “Enemy at the Gates”, uno de los mejores retratos en el cine de la batalla, uno de los protagonistas de la película es Kruschev que tras el fallecimiento de Stalin sería Presidente de la Unión Soviética.