En la primera parte de esta publicación se hizo mención al MAP (Minor Attracted Person o Persona Atraída por Menores) un perverso movimiento de activismo pedófilo que se ha dado a conocer recientemente a través de redes sociales y que busca ser reconocido socialmente pretendiendo: que la pedofilia sea removida de lista de enfermedades mentales de la OMS, sea normalizada y aceptada socialmente, deje ser vista como una parafilia para ser considerada una orientación sexual y como grupo formar parte del Movimiento LGTBIQ+; situación que ha generado gran preocupación a nivel mundial y debido al incremento en paralelo de las denuncias por casos de pedofilia, pederastia y distribución de pornografía infantil ante medios y autoridades como UNICEF, EUROPOL, NCMEC, se han iniciado campañas dirigidas a padres, representantes, docentes y comunidad en general, orientadas a ampliar y reforzar las medidas de control y supervisión del uso de redes sociales y contenido de internet al cual los menores acceden evitando que estos puedan ser presa fácil de depredadores infantiles que pretenden desvirtuar sus perversiones en nombre del amor.

Menores de 18 meses No se recomienda el uso de dispositivos electrónicos.
18 – 24 meses No se recomienda aun pero si los padres lo deciden, se recomienda mostrar contenido de alta calidad y solo con supervisión y acompañamiento de adultos
2 – 5 años Se recomienda contenido de alta calidad, con supervisión permanente por un tiempo no mayor de 1 hora/día
Mayores de

6 años

Se recomienda  buscar es el equilibrio del juego con medios digitales y el consumo de programas dentro de la vida diaria de los niños

Asimismo, en pro del control y supervisión del uso de dispositivos móviles digitales (celulares, tabletas, etc.) por parte de niños y adolescentes, la Asociación Americana de Pediatría brinda recomendaciones

que van enfocadas a dosificar los tiempos y supervisar el uso de dichos dispositivos electrónicos según la edad de los niños (ver tabla); sin embargo, no es un secreto que la situación actual de confinamiento dada la pandemia por covid-19 ha generado un cumplimiento deficiente de estas recomendaciones, exponiendo a la población infante juvenil a estar mucho más tiempo expuesta a internet y a determinados contenidos que podrían ser difíciles de entender y de procesar por ellos, dada su inmadurez cognitiva y emocional, llevándolos también a ser fácilmente manipulables, por pedófilos por ejemplo, que terminarían robándoles su inocencia y poniendo en riesgo inminente su integridad física y mental.

En palabras de John Shehan vicepresidente del Centro Nacional para niños desaparecidos y explotados (NCMEC por sus siglas en inglés) en entrevista para BBC Mundo «Los pedófilos se adaptan fácilmente al contexto. Nunca en la historia hubo tantos niños conectados, y esto aumenta las posibilidades de que corran riesgos»; a lo cual se agrega que, según la literatura los pedófilos no suelen tener deficiencias cognitivas y por el contrario son astutos, saben lo que hacen y las consecuencias de ello, se adaptan fácilmente al contexto, evalúan con detenimiento todo el entorno y rutinas de los niños, así como sus carencias y puntos débiles, son pacientes y con tal de alcanzar su objetivo podrían esperar semanas o meses hasta estar seguros de poder actuar.

En redes sociales se pueden mantener en el anonimato o simular una edad cercana a la de su víctima para generar mayor empatía, confianza y usar artimañas seductoras ofreciendo recompensas o regalos para poder obtener después de algún tiempo datos personales, fotografías, videos comprometedores o encuentros con el menor, previo compromiso de mantener en secreto dicha “relación de amistad o de amor”, o través de chantajes y amenazas directas.

Por otra parte, el hecho de estar en casa tampoco daría plena de seguridad y protección a los más pequeños de la casa, ya que según cifras del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia de los 7.544 exámenes médicos legales realizados por presunto delito sexual, a corte de mayo de 2020, en 3.457 casos los presuntos agresores eran familiares de la víctima (mayor o menor de edad), situaciones en las que la cercanía con el/la menor no solo les permite a los victimarios tener acceso de primera mano a información valiosa que rodea a los niños, sino que los niveles de confianza por parte de la familia hacen que las alertas de seguridad de cierta forma sean apagadas.

Pero si bien los pedófilos suelen ser astutos y logran mantener ocultas sus perversiones incluso durante muchos años, debemos estar siempre atentos a las pistas conductuales que ellos van dejando a nuestro paso y podrían ser predictoras de posibles abusos sexuales, tales como:

  1. Mostrarse extremadamente, amorosos, cariñosos, protectores o celosos con los niños o adolescentes.
  2. Prometer y/o dar obsequios, dinero, paseos, etc., generando sentimientos de deuda.
  3. Hacerles creer a los niños o adolescentes que no hay nada malo en lo que hacen y pidiéndoles que guarden el secreto, recurriendo a chantajes, amenazas o maltrato físico.

Además de esto, también pueden ser factores predictores:

  1. Tener antecedentes personales de haber sufrido de abuso sexual en su infancia.
  2. Experimentar dificultades en sus matrimonios o relaciones de pareja
  3. Abusar del consumo de alcohol o drogas
  4. Ausentarse con frecuencia del hogar y alentar a los niños a implicarse en actos sexuales en su presencia.

Teniendo presente esta información podríamos como padres, familiares y sociedad en general estar más preparados como guardianes y protectores acérrimos de la inocencia e integridad de nuestros niños y adolescentes, evitando así futuras alteraciones de su salud mental producto de traumas sexuales en la infancia. En una tercera y última entrega de este álgido tema, ahondaremos un poco en las características e indicadores comportamentales de niños y adolescentes que podrían estar siendo víctimas de abusos sexuales y recomendaciones dirigidas tanto a la familia como a la población infantil para su autoprotección.

I Parte
II Parte
III Parte

Por: Katherine Duarte H.
Médico Psiquiatra
En redes @psiquiatrialdia/